1.EL GRABADO(Visperas)/ 2.EN CUERPO Y ALMA(Domingo)

Escrito por webmaster el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Apocalipsis 11, l9a; 12, 1. 3-6a. l0ab ; Sal 44, l0bc. 11-12ab. 16 ; san Pablo a los Corintios 15, 20-27a; san Lucas 1, 39-56

1.EL GRABADO(Visperas)/ 2.EN CUERPO Y ALMA(Domingo)

1.EL GRABADO (Visperas)

¡Qué bien sienta irse unos días fuera de la parroquia!. Claro que a la vuelta me he encontrado con que son los parroquianos los que se han ido lejos de mí. ¡Qué poquitos quedamos en Madrid en agosto! (aunque hoy me he metido en un atasco de tráfico, por aquello de la “morriña”).
En una habitación de la casa en que he estado estos días había un cuadro con la copia de un grabado que se titulaba: “El dulce sueño de Jesús en el regazo de María.” El niño Jesús estaba “regordete,” rollizo, bien criado por su madre y dormía plácidamente en su regazo, la cabeza apoyada en el seno de María, un brazo le colgaba despreocupadamente hacia el suelo y la mano de la Virgen le sujetaba con delicadeza pero firmemente, para que no se deslizase hasta el suelo. Ante ese cuadro solía rezar las tradicionales “tres avemarías de la pureza” (“y de la fidelidad” me gusta añadir): con sólo ver el sueño plácido del niño-Dios te entraba sueño.
Pero, a lo nuestro. Hoy es la víspera de la solemnidad de la Asunción de la Virgen María. “David congregó a todos los israelitas, para trasladar el arca del Señor al lugar que le había preparado.” Poco podía sospechar David que el lugar que el Señor había elegido eran los brazo de una pobre doncella de Nazaret, fidelísima a la Palabra de Dios y amantísima de su voluntad. ¿La tienda del encuentro? Olvidada tras la construcción del grandioso templo de Jerusalén. ¿El templo de Jerusalén? Destruido varias veces y no quedó “piedra sobre piedra.” ¿María? Elevada en cuerpo y alma a los cielos y sigue sujetando en sus brazos el cuerpo de su Hijo: a la Iglesia, a ti y a mí.
Cuando procuramos vivir en Gracia de Dios, como los que “escuchan la palabra de Dios y la cumplen,” nos coge en sus brazos como cogía al regordete niño del grabado mientras sujeta nuestra vida en su regazo. Con su mano delicada y firme impide que caigamos y regala nuestros oídos con una canción de cuna que canta las maravillas de Dios.
Cuando, por desgracia, nos hemos alejado de Dios, cuando hemos pecado (mucho o poco ¿qué más le da a la misericordia de Dios?), seguimos en los brazos de la madre que nos pone sobre su regazo como puso a su Hijo cuando descendió de la cruz. Acariciará nuestras heridas, le seguiremos pareciendo “los más guapos del mundo” aunque hayamos deformado nuestra cara y no tenga “aspecto ni apariencia.” Nos seguirá sujetando, firme pero dulcemente, en sus brazos y aunque nosotros nos creamos muertos (“el aguijón de la muerte es el pecado”) ella sabe que sólo tenemos un sueño inquieto y, en cuanto recurramos a la misericordia de Dios, volveremos a despertar como niños pequeños en manos de su madre.
¿Te lo quieres perder? ¿Prefieres seguir durmiendo entre zarzas o en brazos de tu Madre? Trátala con confianza, cada día más y llegará ese momento anhelado: cuando despiertes del sueño de la muerte te encontrarás en su regazo, verás cara a cara a Cristo y le dirás a voz en grito: “Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron.”

2. EN CUERPO Y ALMA (Domingo)

“La Virgen de Agosto,” así se llama en muchos pueblos y lugares este día de la Asunción. La verdad es que agosto está plagadito de fiestas de nuestra Madre, pero ésta parece especial: La Virgen es elevada en cuerpo y alma a los cielos sin conocer la corrupción del sepulcro como anticipo de lo que la Iglesia y cada uno de nosotros está llamado a ser el día de la resurrección universal.
Una idea a la que estoy dando vueltas estos días aparece en el documento a los obispos de la Iglesia Católica “sobre la colaboración del hombre y la mujer en la Iglesia y en el mundo” que ha publicado este verano la “Congregación para la Doctrina de la Fe” (vale, “ex Santo Oficio” para algunos, que me imagino seguirán llamando al helicóptero “autogiro” porque, si no, parece que no se enteran).
En ese documento se dice: “Hace falta romper, pues, esa lógica del pecado y buscar una salida, que permita eliminarla del corazón del hombre pecador.” (término de la cita). Muchas veces miramos, medimos y valoramos nuestra vida desde la óptica del pecado: Somos pecadores y para ser santos hace falta –más o menos-, violentar nuestra naturaleza. Así los sinceros, los piadosos, los castos, los sufridos, los generosos, los honrados, los que aman la pobreza, etc., se convierten en “los raros.” Y, claro está, ¡nadie quiere ser raro!.
Ciertamente sería absurdo negar la existencia del pecado, pero en la Virgen Dios nos demuestra quiénes somos realmente, a qué estamos llamados. Lo “raro” es el pecado, nace del príncipe de la mentira y es por tanto, radicalmente falso, una ilusión. Por mucho que abunde, por mucho que nos rodee o nos oprima: ¡es una mentira!.
Muchas veces se dice: “El adolescente no puede ser casto.” ¡Falso!, el adolescente adolecerá (por algo se llaman así) de saber quién es -y para muchos pasan años y años y ni se lo plantean-, pero si descubre que es hijo de Dios por el bautismo, que su cuerpo es “templo del Espíritu Santo,” que está llamado a expresar con su cuerpo el amor a la persona amada y valora su sexualidad como transmisora de vida fruto de la entrega consciente y responsable y considera su cuerpo como lugar privilegiado de relación con los demás y con Dios…, entonces ese adolescente será casto. Y no es tan difícil de entender, así hemos sido creados por Dios, salimos de sus manos y estamos llamados a volver a él, como María.
Ahora, si el adolescente se considera una máquina productora de fluidos que tiene que desalojar sin fijarse ni dónde ni cuándo, llamado a relacionarse con alguien sólo cuando pueda obtener alguna ventaja, los hijos los considerará un gasto, la fidelidad una carencia y a Dios como a un extraño ser espiritual,” entonces, ese aprendiz de joven sí que es raro.
Igualmente le pasa al empresario que cree que no se puede ser honrado, al vendedor que piensa que no se puede ser sincero, al egoísta que se cree que no se puede ser piadoso, al hombre de fortuna que piensa que no podrá vivir la pobreza.
Santa María es la prueba palpable de quienes realmente somos, lo otro: ¡Mentira!. Pero si alguna vez te dejas engañar y vives en mundo de ilusión busca la misericordia entrañable, palpable y real que brota del costado de Cristo y se entrega en el sacramento de la confesión y, recuperada tu identidad, “salta de gozo” y repite despacio: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; …”

"Trackback" Enlace desde tu web.