Espíritu de contemplación

“Hijo mío, si aceptas mis palabras y conservas mis consejos, prestando oído a la sensatez y prestando atención a la prudencia (…) comprenderás el temor del Señor y alcanzarás el conocimiento de Dios”. Cuando San Benito, en el siglo VI, sembró de...

Dar testimonio

“Mirad que os mando como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero no os fieis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa;...

Ir a más con Dios

“Cuando Israel era joven, lo amé, desde Egipto llamé a mi hijo. Cuando lo llamaba, él se alejaba, sacrificaba a los Baales, ofrecía incienso a los ídolos. Yo enseñé a andar a Efraín, lo alzaba en brazos; y él no comprendía que yo lo curaba. Con cuerdas humanas, con...

Llamados por Jesús

Dicen que la corrupción de lo mejor es lo peor. Así, por ejemplo, siendo la tecnología algo estupendo, sin embargo, ha conseguido que no sepamos ningún número de teléfono de memoria, cuando antes sabíamos fácilmente medio centenar. “Israel era una viña frondosa, y...

Anunciar el Evangelio

“En aquel tiempo, presentaron a Jesús un endemoniado mudo. Echó al demonio, y el mudo habló. La gente decía admirada: Nunca se ha visto en Israel cosa igual”. En cambio, los fariseos decían: “Éste echa los demonios con el poder del jefe de los demonios”. Jesús no se...

Escuchar a Dios

“Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá”. Se acercan a Jesús con la confianza de que dará lo mejor que tiene. No saben si es el Hijo de Dios, un predicador o un buen maestro, simplemente saben que Jesús no defrauda. Jesús no es un...