Una crisis necesaria.

Me sorprende mucho como el papa Francisco habla de las crisis dentro del matrimonio con toda naturalidad. Al describir el proceso por el cual el amor conyugal va madurando hasta llegar a su plenitud, el Papa nos enseña que esta historia está jalonada necesariamente...

Él nos ama y nos llama.

“Menos mal que Jesús no ha venido a llamar a los justos, en ese caso yo no estaría en la Iglesia”. Esta es la certeza de cualquier cristiano de a pie. Es fácil que tengamos la conciencia de haber sido rescatados de una vida sin sentido, de un anonimato mortal. Ahora...