SIN CORRECCIONES

Escrito por webmaster el . Posteado en Comentario a las Lecturas

san Pedro 5, 5b-14; Sal 88, 2-3. 6-7. 16-17; san Marcos 16, 15-20

Es tarde. Dentro de unas pocas horas volveré al trabajo y hoy ha sido un día muy largo y, aunque feliz, estoy cansado. Las horas a las que escribo hacen que hoy no tenga corrector, es decir, que un amigo no lea antes este comentario y se asegure que “haches”, “acentos”, “bes” y “uves” estén en su sitio. Esto puede parecer una liberación, podría apuntarme al “dadaísmo” y suponer que mis errores ortográficos son “novedades creativas,” fruto de mi estilo personal e inimitable. Ciertamente es humillante el descubrir que lo que uno creía que tenia un estilo impecable, te llega (a vuelta de correo), lleno de subrayados en rojo. Te humilla, pero te enseña a fijarte en lo que escribes y cómo lo escribes, si hoy encontráis muchas faltas son sólo mías e hijas de mis despistes o mis prisas.
“Tened sentimientos de humildad unos con otros, porque Dios resiste a los soberbios, pero da su gracia a los humildes.” Después de catorce horas fuera de casa sólo me ha dado tiempo a una lectura rápida de la homilía del Papa en el día de hoy y me ha llamado la atención que nos llame amigos. Puede parecer una estupidez, pero me parece algo muy importante. Yo tengo cientos, miles de feligreses; conocidos, personas cercanas o lejanas que se acercan. Los caso, bautizo a sus hijos, aconsejo en momentos malos y buenos, me llaman, les llamo, cenamos juntos y nos reímos bastante, pero amigos tengo pocos.
Los amigos nos alegramos de estar juntos y podemos aplazar un montón de cosas para poder vernos. A veces da un poco de vergüenza llamar para pedir un favor, pero sabemos que podemos contar uno con el otro siempre. El amigo cuando te corrige no es para ponerte en vergüenza sino para ayudarte. Te puede decir cosas mas “fuertes” que quien te odia a muerte, pero las aceptas con alegría, pues sabes que te las dicen porque te quieren y aprecian. Así es fácil ser humilde pues aceptas la corrección (aunque te escueza) sabiendo que te la dicen por tu propio bien.
“Sed sobrios, estad alerta, que vuestro enemigo, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quién devorar.” No es “políticamente correcto” hablar hoy del diablo. Parece cosa del pasado y de tiempos del medioevo. El otro día prediqué de la condenación (pues si hablamos de salvación, será salvación de algo) y un religiosa no ha vuelto a las Misas que predico. Pero volviendo al diablo, está rondando para deshacer la amistad entre los hombres, para hacernos soberbios y no admitir la corrección de nadie ni por nada. Nos volvemos cerriles, pertinaces en el error y cerrados a “nuestra verdad.” Pero nosotros somos “conocedores” de la verdad, no creadores de ella y, aunque suene muy mal, “el que se resista a creer será condenado.”
Retomando todo el comentario. Cuando me corrigen todo lo escrito me alegro pues lo hace un amigo que no busca su notoriedad sino que este comentario esté dignamente escrito. Cuando el Papa me llama amigo sé que me corregirá, pero no por quedar “por encima”, sino por que quiere que mi vida sea reflejo de la vida de Cristo. Cuando pongo mi criterio por encima del de “mi amigo,” el Papa, estoy dejando que el diablo actúe en mí y seguramente la fastidie.
Madre nuestra, Virgen María, ayúdanos a entender que San Marcos (que hoy es su fiesta), no escribió el Evangelio para ser un “libro de estilo,” sino porque Dios quiso hablarnos hoy, ahora y siempre, por medio de pobres palabras humanas. Escúchalas, aunque corrijan tu vida.

"Trackback" Enlace desde tu web.