JUAN Y JESÚS

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

 Ecclo 48, 4. 9-11; Sal 79; Mt 17, 10-13

  “Os digo que Elías ya ha venido y no lo reconocieron, sino que lo trataron a su antojo. Así también el Hijo del Hombre va a padecer a manos de ellos”. Existe, entre ambas frases de Jesús, una relación de causa a efecto. Como a Elías (es decir, a Juan el Bautista) no lo reconocieron y lo trataron a su antojo, al Hijo del Hombre lo crucificaron. Pidámosle un favor más a Aristóteles, y concluyamos: si hubieran reconocido y obedecido a Juan el Bautista, no hubieran crucificado al Hijo del Hombre.

 Han pasado más de veinte siglos, y puedo asegurarte que, si Jesús sigue siendo crucificado por los hombres (lo es cada vez que pecamos) es, exactamente, por la misma razón: porque seguimos sin escuchar la voz de Juan, seguimos sin convertirnos, seguimos sin hacer penitencia, seguimos sin abrazar la pobreza evangélica, seguimos sin mortificar los sentidos ni el corazón en el grado que Juan el Bautista nos pide.

 El Señor está al llegar: viene a ponerse en manos de los hombres, y lo hará incondicionalmente: viene para ser amado, y también para ser crucificado, porque toda la biografía de Cristo está en nuestras manos. Si ahora no escuchas y obedeces el anuncio de Juan, no podrás mañana tratar bien a Jesús. Si, obedeciendo al Bautista, vives ahora con pobreza y austeridad, haces penitencia y mortificas el cuerpo, cuando Jesús llegue a ti estarás preparado para unirte a Él.

 Muchas personas, que rezan a diario, sin embargo han olvidado la penitencia; le dan al cuerpo todo lo que el cuerpo les pide, y luego vuelven a rezar como si tal cosa. Te diré a quién se me parecen: se me parecen a quienes acuden a un museo, a un concierto, o al cine. Se sitúan ante el Belén y ante el Calvario del mismo modo que se situarían ante un cuadro, una pieza musical, o una película: lo contemplan, lo admiran, se emocionan incluso, pero salen del museo, del concierto, o del cine y su vida no ha cambiado absolutamente en nada. Miran como quien mira de lejos, pero no se unen al Sacrificio que, dentro de unos días, dará comienzo en la Gruta de Belén… Bueno, bueno, sí se unen -ay, nos unimos-, pero no del lado de la Víctima, sino del de los verdugos. Porque, ante este sacrificio, nadie hay en este mundo que sea espectador pasivo: todos tenemos un bando.

 Juan sigue gritando; sus palabras son “horno encendido”… ¿Querremos tú y yo quemarnos en ellas? Le pediré a María, para ti y para mí, que al menos la acompañemos a Ella y al bendito José; que, durante estos días, en que nos bombardean al grito de “¡compre, consuma, despilfarre, coma, beba…!”, sepamos vivir con la austeridad y sencillez de esa Sagrada Familia que está a punto de recibir al “Rey de la Casa” en un humilde establo.

"Trackback" Enlace desde tu web.

diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31