Archiv para 9 agosto, 2017

Patrona de Europa

Escrito por Comentarista 9 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Juan Pablo II nombró a Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein en su vida civil, como patrona de Europa, junto con santa Catalina y santa Brígida. Edihs Stein nación en 1891 en Alemania y era de familia judía. Cuando tiene 21 años se reconoce atea. Estudió filosofía, carrera en la que sobresalió y fue discípula de uno de los mayores filósofos del siglo XX, Edmund Husserl. A través de unos amigos católicos empieza a acercarse a la Iglesia, pero es en 1918 cuando experimenta una gracia mística. Después de pasarse una noche leyendo El libro de la Vida de santa Teresa de Jesús, tiene la certeza de que allí se encuentra la Verdad que ella busca. Poco más tarde recibe el bautismo. En 1933 ingresa como monja carmelita. Al iniciarse la persecución de los nazis contra los judíos se traslada a un convento de Holanda. Pero en 1942 la Gestapo la va a buscar y junto a su hermana Rosa es conducida a un campo de concentración y muere en una cámara de gas.

Las lecturas de hoy ilustran la vida de esta santa. En la primera, del profeta Oseas, se habla de cómo Dios seduce al alma y la atrae con lazos de amor. El lenguaje poético de la profecía señala bien como Dios no fuerza a los hombres a seguirlo sino que los va llamando. De ahí que nosotros tengamos que permanecer atentos a los signos del Señor para reconocer su amor y corresponderle. Así lo hizo Edith, que siempre, con honestidad, buscó la verdad y cuando la reconoció se rindió ante ella. De ahí que decidiera consagrar su vida al Señor. Cuando se despidió de su madre, judía, para ir al convento, esta le reprochó que la dejara sola, a lo que Edith respondió que ahora estarían más unidas que nunca. Porque quien elige a Dios y se deja cautivar por su amor es capaz de amar con mayor perfección a todos sus familiares y amigos. No se separa de ellos sino que, por el contrario, es capaz de amarlos mejor.

A su vez, en el evangelio de las vírgenes prudentes, también se nos señala que siempre hemos de estar preparados para el encuentro con Cristo. Tradicionalmente se ha visto en la imagen del aceite de las lámparas una referencia a la caridad. Es el amor lo que mantiene encendida la llama de la lámpara. Eso no se puede improvisar. Por eso las vírgenes necias, que intentan a última hora encontrar aceite, no lo consiguen. Nuestra vida forma una unidad. De ahí que continuamente debamos preocuparnos por vivir en gracia y hacer que nuestra vida brille con las buenas obras.

Se cuenta que cuando vinieron a buscarla dijo Edith a su hermana “vayamos a compartir la suerte de nuestro pueblo”. Ella que había conocido a Cristo no lo abandona cuando deja el convento para ir a la muerte. Por el contrario recorre ese camino acompañada por Él, llevándolo en su corazón. Así, en medio de la barbarie y de la muerte, ella caminó hacia la cámara de gas llevando encendida la luz de la lámpara.

En este día pidamos especialmente por Europa. Muchos han olvidado las raíces cristianas que le dan consistencia. Como consecuencia de todo ello se ha enfriado la caridad y no brilla la luz de las lámparas del amor de Cristo. Como en la parábola podemos decir que nos hemos quedado dormidos. Pero si dejamos que el amor de Dios transforme nuestros corazones cuando el Señor quiera iluminaremos la noche anunciando su presencia.

Edith Stein, carmelita mártir y Patrona de Europa (1891-1942)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Amor, Viator, Antonino, Falcón, Firmo, Rústico, Román, Martín, Nicolás, Secundiano, Marceliano, Veriano, Julián, Marciano, mártires; Benigno, Clemente, David, confesores; Maurilio, Domiciano, Veremundo, obispos; Riagán, presbítero; Oswaldo, rey; Cándida María, fundadora de las Hijas de Jesús, beata; Teresa Benedicta a Croce (Edith Stein), religiosa y mártir y Patrona de Europa.

Oswaldo, rey (604-642)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Amor, Viator, Antonino, Falcón, Firmo, Rústico, Román, Martín, Nicolás, Secundiano, Marceliano, Veriano, Julián, Marciano, mártires; Benigno, Clemente, David, confesores; Maurilio, Domiciano, Veremundo, obispos; Riagán, presbítero; Oswaldo, rey; Cándida María, fundadora de las Hijas de Jesús, beata; Teresa Benedicta a Croce (Edith Stein), religiosa y mártir y Patrona de Europa.

09/08/2017 – Miércoles de la 18ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Despreciaron una tierra envidiable
Lectura del libro de los Números 13, 1-2. 25-14, 1. 26-30. 34-35

En aquellos días, el Señor dijo a Moisés en el desierto de Farán:

«Envía gente a explorar la tierra de Canaán, que yo voy a entregar a los hijos de Israel: envía uno de cada tribu, y que todos sean jefes».

Al cabo de cuarenta días volvieron de explorar el país; y se presentaron a Moisés y Aarón y a toda la comunidad de los hijos de Israel, en el desierto de Farán, en Cadés. Presentaron su informe a toda la comunidad y les enseñaron los frutos del país. Y les contaron:

«Hemos entrado en el país adonde nos enviaste; y verdaderamente es una tierra que mana leche y miel; aquí tenéis sus frutos. Pero el pueblo que habita el país es poderoso, tienen grandes ciudades fortificadas (incluso hemos visto allí hijos de Anac). Amalec vive en la región del Negueb, los hititas, jebuseos y amorreos viven en la montaña, los cananeos junto al mar y junto al Jordán».

Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés y dijo:

«Tenemos que subir y apoderarnos de esa tierra, porque podemos con ella»

Pero los que habían subido con él replicaron:

«No podemos atacar a se pueblo pueblo, porque es más fuerte que nosotros».

Y desacreditaban ante los hijos de Israel la tierra que habían explorado, diciendo.

«La tierra que hemos recorrido y explorado es una tierra que devora a sus propios habitantes; toda la gente que hemos visto en ella es de gran estatura. Hemos visto allí nefileos, hijos de Anac: parecíamos saltamontes a su lado, y lo mismo les parecíamos nosotros a ellos».

Entonces toda la comunidad empezó a dar gritos, y el pueblo e pasó llorando toda la noche.

El Señor dijo a Moisés y Aarón:

«¿Hasta cuándo seguirá esta comunidad malvada murmurando contra mi? He oído a los hijos de Israel murmurar de mi. Diles: “¡Por mi vida!, oráculo del Señor, que os haré lo que me habéis dicho en la cara; en este desierto caerán vuestros cadáveres, los de todos los que fuisteis censados, de veinte años para arriba, los que habéis murmurado contra mí.

Según el número de los días que empleasteis en explorar la tierra, cuarenta días, cargaréis con vuestra culpa cuarenta años, un año por cada día. Para que sepáis lo que es desobedecerme”.

Yo, el Señor, juro que haré esto a la comunidad que se ha amotinado contra mi: en este desierto se consumirán y en él morirán».
Palabra de Dios.

Sal 105, 6-7a. 13-14. 21-22. 23
R. Acuérdate de mi, Señor, por amor a tu pueblo.

Hemos pecado con nuestros padres,
hemos cometido maldades e iniquidades.
Nuestros padres en Egipto
no comprendieron tus maravillas. R.

Bien pronto olvidaron sus obras,
y no se fiaron de sus planes:
ardían de avidez en el desierto
y tentaron a Dios en la estepa. R.

Se olvidaron de Dios, su salvador,
que había hecho prodigios en Egipto,
maravillas en el país de Cam,
portentos junto al mar Rojo. R.

Dios hablaba ya de aniquilarlos;
pero Moisés, su elegido,
se puso en la brecha frente a él,
para apartar su cólera del exterminio. R.

EVANGELIO
Mujer, qué grande es tu fe
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 15, 21-28

En aquel tiempo, Jesús se retiró al país de Tiro y Sidón.

Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle:

«Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo».

Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle:

«Atiéndela, que viene detrás gritando»

Él les contestó:

«Solo he sido enviado a las ovejas descarriadas de Israel».

Ella se acerco y se postró ante él diciendo:

«Señor, ayúdame».

Él le contestó:

«No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos».

Pero ella repuso:

«Tienes razón, Señor; pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de los amos».

Jesús le respondió:

«Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas».

En aquel momento quedó curada su hija.

Palabra del Señor.