Jesús cura a un leproso

Escrito por Comentarista 9 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Nadie queda excluido de la salvación que trae Jesús si está dispuesto a acogerla. Hoy encontramos ese momento conmovedor en que un leproso se acerca a Jesús, “suplicándole de rodillas”. El leproso era un excluido. En la mentalidad de la época su enfermedad no sólo era algo altamente contagioso de lo que había que apartarse sino que, también, el leproso quedaba excluido de la comunidad y no podía participar en los actos religiosos. La palabra era “impuro”.

Dice el evangelio que Jesús, “compadecido, extendió la mano y lo tocó”. Es muy hermoso. El Señor se compadece de nosotros y muestra su amor y cercanía “tocando”. Lo que nadie se atrevía a hacer Jesús lo realiza. Toca al hombre enfermo y sus heridas; su carne purulenta y su piel llagada. ¡Bendita compasión de Cristo!

Hay tanta gente sola, marginada, apartada de la sociedad y recluida en su soledad… Incluso en nuestra sociedad, hemos escuchado alguna vez esta recriminación de quien se siente excluido: “¿acaso soy un apestado? ¿soy un leproso?”. Jesús no quiere a nadie fuera de su reino, que es un reino de amor. Toca y limpia.

Evidentemente nosotros en esa escena leemos también una enseñanza espiritual. El pecado nos aparta y es como la lepra, que nos deforma y nos hace impuros. Pero hay que acercarse al Señor y como aquel hombre, con la sencillez de aquel hombre, con su humildad y su fe, decirle al Señor: “Si quieres, puedes curarme”. El querer de Dios se encuentra con nuestro querer cuando coincidimos en el amor.

La mano de Jesús sigue acariciándonos en los sacramentos. Hoy pensamos especialmente en el de la penitencia. En misa siempre empezamos reconociéndonos pecadores e implorando la misericordia de Dios, pero recordaba hace poco el Papa Francisco: “El acto penitencial concluye con la absolución del sacerdote, en la que se pide a Dios que derrame su misericordia sobre nosotros. Esta absolución no tiene el mismo valor que la del sacramento de la penitencia, pues hay pecados graves, que llamamos mortales, que sólo pueden ser perdonados con la confesión sacramental”. Muchas veces encontramos excusas para la confesión, pero hemos de reconocer que allí, aunque sea en la persona de una sacerdote, vamos a encontrarnos con Jesús misericordioso.

La lepra puede compararse al pecado mortal y necesitamos que el mismo Jesús, en el acto sacramental, nos toque y nos perdone. Aprendamos del leproso que no dudó ni del poder de Jesús ni de su misericordia. Así pudo después salir de su aislamiento e indigencia y reincorporarse a la vida social y religiosa.

También a nosotros la vida de la gracia nos saca de la soledad y nos lleva a poder participar con los demás con mayor alegría, porque nos abre a los vínculos del amor por el que nuestra relación con el prójimo queda unida con una fuerza nueva. La amistad con Dios que Jesús nos ofrece es también una oportunidad para vivir de una manera más intensa con los que nos rodean. De la relación con el Señor nace también el deseo de querer mejor a los que nos rodean.

Pidamos a la Virgen María que nos ayude a reconocer nuestras faltas y nos dé la confianza para acercarnos a su Hijo Jesús para, arrepentidos, acogernos a su misericordia.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

  • fernando wong simonsen

    |

    Gracias comentarista 9 por su comentario. Encuentro tan impersonal el numero. Onvio que tiene nombre. Igual agradezco su reflexion. Es un gran aporte y ayuda bastante.
    El Evangelio es hermosisimo. Quiero tener esa fe del leproso, aunque tambien lo soy ya que tengo lla lepra del pecado. Soy pecador, lamentablemente lo he dicho peco de pensamiento, palabra, obra y omision. Se y reconozco la importancia del sacramento de la Reconciliacion y de la Eucaristia, pero como tiendo a tropezar con la misma piedra me quedo sin esos sacramentos por mi falta de perseverancia y fuerza de voluntad al no confiar en el Amor de Cristo, que sana y salva. Por ello quiero ser como ese leproso que se arrodilla y le pide a Jesus si El quiere, que me sane y cure de mis lepras. Amen

    Responder

  • Marga

    |

    Ser humilde es reconocer que el verdadero poder viene solo de Dios. Cambiamos solo en la medida que reconocemos que tenemos debilidades, que reconocemos nuestra enfermedad, nuestra lepra… es decir, nuestra miseria y nuestro pecado. Dejémonos transformar y curar como el leproso, empecemos el diálogo tal como él lo empezó: “Si quieres, puedes limpiarme”.

    Responder

  • Javier

    |

    Fernando, ánimo! Yo también soy un leproso y siento lo mismo que tú al momento de decidir por la Confesión, pero ánimo porque nuestro Señor nos espera con ansias. Espera a la puerta para que nosotros le abramos. Porque Él desea entrar en tu corazón a través de la Eucaristía. Acércate a Él en el Sacramento de la Confesión. El Señor sabe de tus luchas y te anima. Yo, como tu hermano argentino, te ánimo también!

    Responder

Deja un comentario

enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031