Despreocupación

Escrito por Comentarista 3 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Reunidos esta semana en uno de los grupos de jóvenes de la parroquia, me comentaban que todo va tan rápido hoy en día que no hay tiempo para parar, ni pensar. El ritmo de la sociedad, de la vida de la gente, parece que se acelera cada vez más. Todo tiene que ser inmediato. Si es para mañana, mejor; lo deseamos en un momento y tenemos que conseguirlo a continuación. No hay espera que valga, se esta perdiendo la habilidad de esperar, la paciencia para esperar, la generosidad de la espera. Y esto provoca que estemos tan preocupados por lo inmediato y lo particular, lo cotidiano, que pasamos por la vida y la vida no pasa por nosotros. Al final cada uno va a lo suyo y no le importa el de al lado. Este individualismo egocéntrico destruye lo común, a la sociedad y a las personas. Provoca una despreocupación por los otros, por el prójimo, por lo trascendente, por el futuro a largo plazo, por la meta o finalidad auténtica de nuestra vida. Se pierde la esperanza.

Las lecturas de este primer domingo del adviento nos llaman la atención sobre la despreocupación. Era la situación de los hombres en los tiempos de Noé y es sobre lo que San Pablo da consejos para salir de ella en la segunda lectura. Por tanto, estad en vela, nos dice el evangelio. Estad despiertos, esta es la actitud que Jesús nos pide para que la vida no pase, sino que se viva plenamente. La despreocupación por lo más importante, por lo auténticamente vital de nuestra vida es una negligencia y temeridad que nos adormece. Ese “estar dormido” de la Escritura es estar en lo superficial, sólo en lo material de la vida. Tenemos que despertar a nuestra “vida interior” donde el Espíritu Santo quiere habitar y nos abre los ojos para ser conscientes de nuestra realidad humana, que nos sorprende y nos proporciona certezas que parecen estar más allá de nosotros mismos, y lo están, lo son, la riqueza espiritual de la que es capaz el ser humano en el que Dios forma parte de su vida.

Pero, para despertar hay que “pararse” continuamente en nuestra vida y entrar en nuestra vida interior. La salvación es ya un hecho por Jesucristo y hay que sentirse salvados y vivir como tales. Como dice Pablo: dejemos las actividades de las tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz. No hay que dejar de actuar, no hay que mirar a otro lado, ni dejarlo para mañana. Nuestros buenos actos, como discípulos de Jesús, nos llevan a ser activos en esta espera creyente y alimentan nuestra esperanza. En el grupo de jóvenes nos hemos comprometido a abrir un hueco diario a la oración, al diálogo interior con el que nos trasciende y nos habita, para renovar nuestra esperanza en esta espera activa. El adviento ha comenzado, ¿te comprometes tú también? ¿Estas dormido? Despierta.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (4)

  • María Paz

    |

    Sí, la oración debe ser más fuerte en el día y en la noche. Saber que estamos en Adviento, decirlo, ah, estamos en Adviento y Jesús nos pide vigilancia. Gracias por sus comentarios. María Paz h.s.

    Responder

  • Marga

    |

    Gracias por este comentario/espoleo. Rezo por que este tiempo de Adviento sea realmente tiempo de espera en Dios, tiempo de preparación, y no nos dejemos arrastrar por la superficialidad que se ha instalado en muchos sobre el sentido y significado de este tiempo.
    Me ayuda mucho para no perder de vista el sentido de estos días poner en casa la corona de Adviento. Cada vez que la veo me ayuda a rectificar la intención, a encomendar, a mirar a Dios,… Lo aconsejo

    Responder

  • Edén jose

    |

    Dios nos bendiga con su Espíritu Santo, que este tiempo sea la oportunidad para demostrar que el habita en nosotro. Jesús Nazareno sea nuestro guia

    Responder

  • Paco

    |

    Gracias, Comentarista 3. El lenguajes llano que usas, me ayuda mucho.
    Estoy dormido. Procuraré despertar.

    Responder

Deja un comentario

Noviembre 2016
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930