IR Y VOLVER.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

En ocasiones en el confesionario vienen personas que han sido removidas por algún acontecimiento importante en su vida: una peregrinación, un acontecimiento trascendente, e incluso un momento de oración en el que Dios le ha llegado al alma. Se sienten removidos y, si tienen la suerte de haber un sacerdote en el confesionario (cosa harto difícil en muchas parroquias), se acercan a la misericordia de Dios. En nuestra parroquia no suele pasar semana sin que venga alguien a confesarse de diez, quince, veinte años sin hacerlo. En ocasiones te piden ayuda pues se han olvidado completamente de cómo hacerlo. Suele ser un momento tenso que acaba en una gran alegría. Y también nos da gran alegría a los confesores…, pero más alegría da cuando vuelven al poco por segunda vez, y luego una tercera, y una cuarta…

Llegar a Dios no es difícil. Es Él el que se ha abajado para ponerse a nuestro lado. Si, realmente, como pide el Papa, las iglesias estuvieran abiertas, hubiera confesores a disposición, se crease un auténtico clima de oración en nuestros templos, entonces Dios es muy atrayente. Pero una vez llegado a Dios hay que permanecer en Dios.

«¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?». Perseverar en Dios.

Sólo desde la alegría se puede volver a Dios: “Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias.” Si nos diéramos cuenta del don de Dios. Ese Dios que protege al desvalido y al huérfano, que hace justicia al pobre y al necesitado, que defiende al pobre y al indigente. Ese Dios que mira nuestra pobreza, nuestra miseria, nuestra nada y descubre el rostro de su Hijo. Ese Dios que te dice: “Aquí estoy siempre que quieras” y lo que quiere es que le quieras. Ese Espíritu Santo que imprime en tu alma el deseo de volver junto a tu Padre. Lo importante no es convertirse, sino enamorarse, en amor darse. Y buscarle, y encontrarle y alabarle. ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?

La fe se manifiesta en la constancia. En renovar cada mañana la alegría de estar con Dios, de gozarnos de su salvación. Conozco a uno, un buen amigo, que lleva veinte años dando testimonio de su conversión. Un testimonio impresionante, una verdadera caída del caballo camino de Damasco. Pero un día le dije: ¿no será mejor que hables de las maravillas que Dios está haciendo en ti hoy? No sólo estamos agradecidos al Dios que hizo, sino al Dios que hace. Y los hijos disfrutan mucho más de los dones de su padre que de los de un extraño.

Volver a Dios, volver continuamente a Dios, no cansarnos de buscarle una y otra vez para darle gracias.

De la mano de María siempre volveremos al Señor, a proclamar su grandeza.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

  • Isabel

    |

    Convertirse es ver la luz al final de un túnel largo y tenebroso , en el que hemos andado dando tumbos, salir del túnel y quedarse deslumbrado por una brillante y potente luz. Y mantenerse maravillado por el espectacular paisaje que vemos, no deseando otra cosa, sino permanecer siempre en ese lugar precioso al que hemos llegado tras una larga oscuridad y soledad

    Responder

  • fernando wong simonsen

    |

    Primero dar gracias al comentarista de esta Palabra de hoy , y a todos los que participan en ella dia tras dias. Muchas gracias, porque realmente los comentarios ayudan bastante para entender el Evangelio, por ellos gracias y que Dios los bendiga y que el Santo Espiritu de Dios les conceda cada vez los dones de ese Espiritu especialmente sabiduria. ¡ Muchas gracias ¡
    Bendiciones desde Chile. Oro por Uds para que continuen con esta labor y no se desanimen y perseveren especialmente en la oracion. Obviamente doy y debemos dar gracias a Dios, por lo que nos esta dando, por lo que nos ha dado, por lo que nos dara y por aquello que no nos ha dado, porque por algo sera. Todo es para la mayor gloria de El. Muchas gracias.

    Responder

  • Javier

    |

    Acabo de leer las lecturas y sus comentarios para el día miércoles. Se me habían pasado y con mi novia -con quién estamos comprometidos para casarnos por la iglesia- nos dijimos que yo tenía que volver a leerla. Y lo hice hoy. Y cuánto me ha movido, Señor mío. Cuántas gracias le doy a Dios por su vocación, padre. Usted no sabe lo bien que hace a las almas y ánimo con lo del confesionario, porque es verdad y más querríamos verlos como el cura de Ars ahí para nosotros. Perdón por el atrevimiento, pero lo animo para que en la administración de las cosas y la parroquia encuentre una fracción de tiempo mayor para el confesionari. Ánimo, qué de los valientes es la tarea…!

    Responder

Deja un comentario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930