POR QUÉ INVOCO A LOS ARCÁNGELES

Dan 7, 9-10.13-14; Sal 137; Jn 1, 47-51 He visto a muchos hombres lanzarse desnudos a luchar contra el mal, como si tras el mal no latiera el poder de un Enemigo superior a las fuerzas humanas: “siento que estoy jugando con Dios; venceré primero a este pecado, y...