Con la luz de la Exhortación del Papa Francisco Amoris Laetitia

Escrito por Comentarista 11 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Las palabras de Jesús en el Evangelio de hoy son muy claras. Pero no debemos olvidar que no se pueden separar del resto del Evangelio, y que Jesús las pronunció movido por los fariseos que le hicieron una pregunta para ponerlo a prueba.

Por eso me parece importante que hoy volvamos a leer despacio, meditando en nuestro corazón, unos párrafos de la Exhortación apostólica del Papa Francisco  sobre el matrimonio y la familia: Amoris laetitia, la alegría del amor. Dejemos que el Espíritu Santo ilumine nuestra lectura serena y atenta de estos párrafos, que se encuentran en el capítulo octavo de dicho documento.

“La lógica de la misericordia pastoral

307. Para evitar cualquier interpretación desviada, recuerdo que de ninguna manera la Iglesia debe renunciar a proponer el ideal pleno del matrimonio, el proyecto de Dios en toda su grandeza: «Es preciso alentar a los jóvenes bautizados a no dudar ante la riqueza que el sacramento del matrimonio procura a sus proyectos de amor, con la fuerza del sostén que reciben de la gracia de Cristo y de la posibilidad de participar plenamente en la vida de la Iglesia» (Relatio Synodi 2014, 26).  La tibieza, cualquier forma de relativismo, o un excesivo respeto a la hora de proponerlo, serían una falta de fidelidad al Evangelio y también una falta de amor de la Iglesia hacia los mismos jóvenes. Comprender las situaciones excepcionales nunca implica ocultar la luz del ideal más pleno ni proponer menos que lo que Jesús ofrece al ser humano. Hoy, más importante que una pastoral de los fracasos es el esfuerzo pastoral para consolidar los matrimonios y así prevenir las rupturas.

308. Pero de nuestra conciencia del peso de las circunstancias atenuantes —psicológicas, históricas e incluso biológicas— se sigue que, «sin disminuir el valor del ideal evangélico, hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día», dando lugar a «la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible» (Evangelii gaudium, 44) Comprendo a quienes prefieren una pastoral más rígida que no dé lugar a confusión alguna. Pero creo sinceramente que Jesucristo quiere una Iglesia atenta al bien que el Espíritu derrama en medio de la fragilidad: una Madre que, al mismo tiempo que expresa claramente su enseñanza objetiva, «no renuncia al bien posible, aunque corra el riesgo de mancharse con el barro del camino» (Evangelii gaudium, 45)  . Los pastores, que proponen a los fieles el ideal pleno del Evangelio y la doctrina de la Iglesia, deben ayudarles también a asumir la lógica de la compasión con los frágiles y a evitar persecuciones o juicios demasiado duros o impacientes. El mismo Evangelio nos reclama que no juzguemos ni condenemos (cf. Mt 7,1; Lc 6,37). Jesús «espera que renunciemos a buscar esos cobertizos personales o comunitarios que nos permiten mantenernos a distancia del nudo de la tormenta humana, para que aceptemos de verdad entrar en contacto con la existencia concreta de los otros y conozcamos la fuerza de la ternura. Cuando lo hacemos, la vida siempre se nos complica maravillosamente» (Evangelii gaudium, 270)”.

Os invito a seguir leyendo este capítulo y toda la Amoris laetitia  para entender plenamente su sentido y para comprender mejor las palabras de Jesús en el Evangelio de hoy.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario