29/05/2016 – Domingo de la 9ª semana de Tiempo Ordinario. Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Ofreció pan y vino
Lectura del libro del Génesis 14, 18-20

En aquellos días, Melquisedec, rey de Salén, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino y le bendijo diciendo: – «Bendito sea Abrán por el Dios altísimo, creador de cielo y tierra; bendito sea el Dios altísimo, que te ha entregado tus enemigos». Y Abran le dio el diezmo de todo.

Palabra de Dios.

Sal 109, 1. 2. 3. 4
R. Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec.

Oráculo del Señor a mi Señor: «Siéntate a mi derecha, y haré de tus enemigos estrado de tus pies.» R. Desde Sión extenderá el Señor el poder de tu cetro: somete en la batalla a tus enemigos. R. «Eres príncipe desde el día de tu nacimiento, entre esplendores sagrados; yo mismo te engendré, desde el seno, antes de la aurora». R. El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: «Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec». R.

SEGUNDA LECTURA
Cada vez que coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 11, 23-26

Hermanos: Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: Que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó pan y, pronunciando la Acción de Gracias, lo partió y dijo: – «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía». Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: – «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía». Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.

Palabra de Dios.

EVANGELIO
Comieron todos y se saciaron
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 11b-17

En aquel tiempo, Jesús se puso hablaba a la gente del reino de Dios y sanaba a los que tenían necesidad de curación. El día comenzaba a declinar. Entonces, acercándose los Doce, le dijeron: – «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado». Él les contestó: – «Dadles vosotros de comer». Ellos replicaron: – «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo esta gente». Porque eran unos cinco mil hombres. Entonces dijo a sus discípulos: – «Haced que se echen sienten en grupos de unos cincuenta cada uno». Lo hicieron así y dispusieron que se sentaran todos. Entonces, tomando él los cinco panes y los dos peces y alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los iba dando a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron lo que les había sobrado: doce cestos de trozos.

Palabra del Señor.

Etiquetas:, ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

  • Francisco Javier Asín Zurita

    |

    Soy lector asiduo y, con cierta frecuencia, detecto erratas e incluso alguna falta en los escritos, lo que me provoca una cierta desazón. Da la impresión de que se trata de un trabajo hecho deprisa y sin prestar mucha atención. Se que la mies es mucha y los obreros pocos, pero creo sinceramente que alguien debería revisar los textos antes de publicarlos.
    Pido anticipadamente perdón a quien pueda sentirse molesto por este comentario.

    Responder

  • Gloria

    |

    Seria bueno q los q criticamos tanto los errores gramatices, nos ofrecieramos a revisar los escritos y coregirlos para ayudR a los sacerdotes que tienen tanto trabajo.

    Responder

  • Pablo Ruiz

    |

    Estimado Francisco Javier, como asiduo lector me he sentido molesto y te agradezco, y acepto, tus disculpas adelantadas.

    Es cierto que hay algunos pequeños errores pero desde mi punto de vista insignificantes ya que el mensaje, ques lo más importante, no se pierde.

    Si no levantamos la mirada los arboles no nos dejarán ver las montañas.

    Responder

Deja un comentario