Domingo de la 17ª semana de Tiempo Ordinario. – 24/07/2016

Escrito por webmaster el . Posteado en Hoy Domingo

Comentario Pastoral

LA ORACIÓN PERSEVERANTE

El tema de la oración vuelve a tomar fuerza y actualidad en este domingo. Es conmovedor el diálogo que sostiene Abrahán con Dios para tratar de lograr el perdón de Sodoma, la ciudad impura. La palabra diálogo es clave para entender el significado y las exigencias de la plegaria cristiana. Ciertamente, si la oración no fuera más que un monólogo del hombre consigo mismo, no sería preciso orar, pero la plegaria auténtica es un diálogo que se realiza en presencia consciente delante de Dios. Este diálogo surge desde la fe, la pobreza, la reflexión, el silencio y la renuncia del hombre.

Cuando se ora de verdad se sale de uno mismo para abandonarse en Dios con ánimo generoso, con simplicidad inteligente, con amor sincero. Orar es pensar en Dios amándole, expresar verdaderamente la vida. La oración es camino de comunión con Dios, que nos lleva a la comunión y el diálogo con los hombres. La oración más que hablar es escuchar; más que encontrar, buscar; más que descanso, lucha; más que conseguir, esperar. Rezar es estar abiertos a las sorpresas de Dios, a sus caminos y a sus pensamientos, como quien busca aquello que no tiene y lo necesita. Así la oración aparece como regalo, como misterio, como gracia.

En el Evangelio, la parábola del amigo inoportuno nos recuerda que Dios se deja siempre conmover por una oración perseverante. Por eso la tradición orante de la Iglesia es una tradición de peticiones y súplicas, que manifiesta la actitud de abrirse confiadamente a la presencia, el consuelo, el apoyo y la seguridad que solamente pueden venir de Dios. Siempre la petición ha de estar unida a la alabanza y a la profesión de fe y amor en la esperanza.

Hoy se nos propone una espléndida catequesis sobre la oración. La plegaria es el alma de la existencia histórica de Jesús y de los cristianos; debe ser constante, espontánea, sincera, personal como la de Abrahán y la del amigo inoportuno. La oración es contemplación de Dios, abandono místico, experiencia de lo infinito; debe estar liberada de sentimentalismos y de monotonía. La oración cristiana supone siempre la escuela de la Palabra. Todos los modelos de oración quedan sublimados por el que nos dejó Cristo en el Padrenuestro.

Andrés Pardo

 

 

Palabra de Dios:

Génesis 18, 20-32 Sal 137, 1-2a. 2bc-3. 6-7ab. 7c-8
San Pablo a los Colosenses 2, 12-14 San Lucas 11, 1-13

de la Palabra a la Vida

Hoy nuevamente Abraham protagoniza el pasaje del Antiguo Testamento que proclama la Iglesia. Hay una familiaridad hacia el Señor, una relación entrañable entre el patriarca y Dios que hacen de la escena casi una conversación íntima que nos es descubierta. La decisión de Dios y la intercesión de Abraham, sereno, humilde, sabio. En él encontramos actitudes que nos parecen más propias de Dios, que Dios le ha dado para que lleve a cabo su misión. Por el contrario, Dios parece tener que aprender de la paciencia de Abraham. De forma magistral, el Génesis se sirve de Dios y del hombre para mostrar todos los atributos divinos, aquellos que Dios ofrece.

Esa sabia y paciente perseverancia de Abraham la encontramos en el evangelio en el amigo importuno de la parábola. Recibirá los tres panes, sabe bien el amigo que los recibirá, por su insistencia, no caprichosa sino confiada. Los recibirá también porque conoce sin duda la bondad del amigo al que llama, la generosidad del que parece -sólo parece- dormir y no querer saber nada del que pide.

La Iglesia ha aprendido a ser así ante su Señor. Así es como el Señor la ha enseñado a ser y a actuar. Por eso, se apropia de las palabras del Salmo en las que dibuja su actitud: “Cuando te invoqué me escuchaste, acreciste el valor en mi alma”. ¿Quién, quién ha invocado al Señor y ha sido escuchado? ¿Quién le ha llamado, inoportunamente, en la noche, desde el sepulcro, para bien de los amigos? ¿Quién ha tratado de convencerlo para salvación de los pecadores, como aquellos de Sodoma? En los tres casos, la respuesta es Jesucristo. Las cualidades para ser mediador, para ser negociador de Abraham, con Dios, no son más que un anuncio de ese gran negociador, excelso intermediario, que es Jesús. Él ha obtenido perdón y gloria, vida y alimento para bien de los suyos.

No es que Dios Padre no quisiera concederlo, el Hijo no ha tenido que arrancar el perdón y la vida al Padre, que no quería darlo: el Hijo ha mostrado, como hombre, el deseo y el plan del Padre, Dios eterno. Dios suscita en el corazón de los hombres los buenos deseos, los sentimientos de amor, que hay eternamente en Él, para que veamos que en la comunión con Dios este concede al hombre su inmensa voluntad de amor y salvación para nosotros. Así, la intercesión de Cristo es sublime, porque Él es Dios y hombre. La de los hombres siempre será imagen de la de Cristo.

Por eso, la comunión con Cristo es necesaria para que nuestra intercesión no sea caprichosa o equivocada, sino siempre según el Mediador, Cristo Jesús. La Liturgia de la Iglesia se convierte aquí, una vez más, en Madre y Maestra para sus hijos. ¿Qué pide la Iglesia en la liturgia? ¿Qué pedimos cuando celebramos la misa, cuando escuchamos una Plegaria Eucarística, en Laudes o en Vísperas? Es la Iglesia la que quiere enseñar a sus hijos, la que quiere imitar a Dios que pone en nosotros los deseos de la intercesión, enseñando qué pedir, por qué bien interceder. No basta la buena voluntad, pues la Palabra de Dios nos enseña hoy que la comunión es necesaria. Es esa intimidad con el Señor la que nos revelará como dirigirnos a Dios. Cuando el creyente vive en comunión con Dios, entonces adquiere todo su sentido el consejo del Señor: “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”.

Diego Figueroa

 

al ritmo de las celebraciones


25 de julio: Santiago apóstol, patrono de España, solemnidad

El martirio del apóstol Santiago, primero de los Doce que derrama su sangre por el nombre de Cristo, marca profundamente las lecturas de esta fiesta: La primera es, precisamente, la que da noticia de su muerte; el evangelio, en cambio, es el anuncio de Cristo de que Santiago, como los otros, iba a beber el cáliz de la Pasión del Señor.

Es por eso que san Pablo afirma en la segunda lectura que los discípulos de Cristo llevan en su cuerpo la muerte de Cristo, y en él, un tesoro en vasijas de barro: la fragilidad de los discípulos, manifestada en su ambición en el relato evangélico, no es obstáculo suficiente para que el anuncio del evangelio haya llegado a todos los pueblos. Este es el tema del Salmo: el anuncio de la Palabra de Dios es una bendición que, desde el Padre, se hace extensiva a todos los pueblos, incluso los más lejanos.

Estos pueblos lejanos son los que visitó Santiago, las tierras de España, para traer la buena noticia del Evangelio. Es por eso que la Iglesia en España se encomienda a su patrocinio: Aprovechemos este día para poner ante Dios a nuestro país y a sus ciudadanos

 


Diego Figueroa

 

Para la Semana

Lunes 25:
Santiago Apóstol, patrono de España. Solemnidad.

Hch 4,33;5,12.27-33;12,2. El rey Herodes hizo pasar a cuchillo a Santiago.

Sal 66. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.

2Cor 4,7-15. Llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús.

Mt 20,20-28. Mi cáliz lo beberéis.

Martes 26:
San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María. Memoria.

Jer 14,17-22. Recuerda, Señor, y no rompas tu alianza con nosotros.

Sal 78. Líbranos, Señor, por el honor de tu nombre.

Mt 13,36-43. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo.
Miércoles 27:

Jer 15,10.16-21. ¿Por qué se ha vuelto crónica mi llaga? Si vuelves, estarás en mi presencia.

Sal 58. Dios es mi refugio en el peligro.

Mt 13,44-46. Vende todo lo que tiene y compra el campo.

Jueves 28:
San Pedro Poveda Castroverde, presbítero y mártir. Memoria.

Jer 18,1-6. Como está el barro en manos del alfarero, así estáis vosotros en mi mano.

Sal 145. Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob.

Mt 13,47-53. Reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran.
Viernes 29:
Santa Marta. Memoria.

Jer 26,1-9. El pueblo se juntó contra Jeremías en el templo del Señor.

Sal 68: Que me escuche tu gran bondad, Señor.

Jn 11,19-27. Creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios.

o bien:

Lc 10,38-42 Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas.
Sábado 30:
Jer 26,11-16.24. Ciertamente me ha enviado el Señor a vosotros, a predicar estas palabras.

Sal 68. Escúchame, Señor, el día de tu favor.

Mt 14,1-12. Herodes mandó decapitar a Juan, y sus discípulos fueron a contárselo a Jesús.


Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario