Mientras viva, alabaré al Señor.

Escrito por Comentarista 10 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Alabaré al Señor mientras viva”

Hoy merece la pena que grabemos en lo más hondo de nuestra alma esta aclamación del salmo 145:

“Alabaré al Señor mientras viva”.

Todos hemos sido creados para “alabar a Dios” con nuestras vidas. Dice el libro del Deuteronomio que el mandato más íntimo es “amar a Dios con todas nuestras fuerzas”. Amar y alabar a Dios son sinónimos en la conciencia de Israel. Pero esa conciencia no es algo para el pasado, es una mirada revolucionaria de la realidad: todos, creyentes y no creyentes, agnósticos y devotos, fieles o apóstatas….; ¡todos! somos llamados a orientar nuestra vida y poner nuestra confianza en Dios, fuera de nosotros mismos.

Los cinco últimos salmos del Salterio bíblico (desde el 145)  empiezan con la aclamación festiva del “aleluya”. Y son cantos poéticos de Israel por la victoria de Dios que hace regresar al pueblo de Israel a su tierra después del destierro de Babilonia.

Pero ante todo, es el canto de una victoria mayor: la felicidad es posible. No se encuentra en los seductores “príncipes de polvo” que despiertan nuestros impulsos por consumir o disfrutar más. La felicidad es una decisión por vivir cerca de Dios, unido a él, haciendo su obra.  Y la obra de Dios que nos da la felicidad es  cuidar a lo débiles, disponerse a ayudar a todo aquel que nos necesite, hacer justicia a los oprimidos, dar pan a los hambrientos,… en una palabra: llenar nuestros días de misericordia y generosidad.

“Alabaré al Señor mientras viva”

¿Cuándo lo vamos a hacer? No es una cuestión para mañana.  La felicidad nos espera en el presente aunque la vivamos plenamente en el futuro.  La felicidad siempre es un camino y no meramente una meta. Y es el fruto de una vida generosa.  El vaso nuevo que modela el alfarero y que fascina a Jeremías es el recipiente capaz de llenarse y de darse. Un vaso que no puede recibir y dar agua al sediento, ¿de qué sirve? Pero el vaso nuevo que puede hacerlo así, da alabanza a su alfarero.

Por eso Jesús nos pide atención para a vivir así, sin perder ni desperdiciar el tiempo, para ser sabios viviendo con esta generosidad permanente. Decía Unamuno en su diario secreto: “estoy lleno de egoísmo, sólo me espera la tristeza“. ¿Cómo podía decirlo si era un triunfador? Tenía una familia maravillosa, muchas publicaciones, era rector de una prestigiosa universidad, y era respetado por todos… ¿Entonces? Unamuno era consciente de que una vida sin generosidad es un plano inclinado y resbaladizo que atrae sólo la desdicha.  Es la hora de alabar a Dios y honrar nuestra naturaleza humana siendo personas que dan y se-dan. Como bien dijo el mismo Unamuno:“los hombres generosos dan lo que tienen, los héroes dan su vida y los santos se dan”.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario