EL DRAMA DE LA TIBIEZA

“Conozco tus obras, y no eres frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente, pero como estás tibio y no eres frío ni caliente, voy a escupirte de mi boca” … Nos sentimos tibios, y justificamos nuestra tibieza pues (decimos), “hay gente mucho peor que nosotros”. Gente...

EL ESCÁNDALO DE LOS QUE ESCANDALIZAN

Asegura el Señor: «Es inevitable que sucedan escándalos; pero ¡ay del que los provoca! Al que escandaliza a uno de estos pequeños, más le valdría que le encajaran en el cuello una piedra de molino y lo arrojasen al mar. Tened cuidado.» No entendemos lo que pasa por la...

¿CUÁL ES NUESTRO LUGAR?

“En aquel tiempo se acercaban a Jesús los publícanos y pecadores para oírle. Y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este recibe pecadores y come con ellos”. Esta actitud del Señor, que es ciertamente criticada por los “intelectuales” de la época …....

LA CRUZ DE CRISTO ES NUESTRA CRUZ

“¿Qué puede decirnos la tercera caída de Jesús bajo el peso de la cruz? Quizás nos hace pensar en la caída de los hombres, en que muchos se alejan de Cristo, en la tendencia a un secularismo sin Dios. Pero ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en...

LOS TRIUNFOS SON PARA DIOS

“¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!”. ¿Cómo es capaz Dios de hacer semejante locura en la Eucaristía, y hacerla tan asequible al hombre? … ¡Esa es la raíz del anuncio del Evangelio! Sin ser motivo de orgullo, nos encontramos con la grave obligación de “dar a...