• 27/08/2016 – Sábado de la 21ª semana de Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA:Lo débil del mundo lo ha escogido DiosLectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1, 26-31Fijaos en vuestra asamblea, hermanos: no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; sino que, lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar lo poderoso.Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor.A él se debe que vosotros estéis en Cristo Jesús, el cual se ha hecho para nosotros sabiduría, de parte de Dios, justicia, santificación y redención.Y así – como esta escrito – «el que se gloríe, que se gloríe en el Señor».Palabra de Dios.



  • TrabajarseTrabajarse

    No se si conoces alguna persona que va siempre por la vida de víctima. Yo si. Hay personas que, no se sabe por qué, siempre les pasa algo malo o negativo y parece que no es por su culpa, sino que son víctimas. Son personas que van lamentándose con todo el mundo y siempre que tienen ocasión cuentan estas penas a todo el que les escucha. Es cierto que puede ocurrir en algún período del tiempo una situación de infortunios seguidos, pero que esto sea algo permanente mosquea un poco.
    La verdad es que mi corta experiencia me dice que estas personas no son siempre las víctimas, y que los males que padecen los exageran la mayoría de las veces o son consecuencia de su negligencia. El evang…



  • Mónica, viuda, madre de Agustín de Hipona (c. a. 332-387)

    Santos: Mónica, Margarita, viudas; Antusa, Carpóforo, mártires; Marcelino, Manea, su mujer e hijos: Juan, Serapión, y Pedro, mártires; Cesáreo, Licerio, Siagrio, Rufo, Narno, Juan, obispos; Hugo, Sabas, Alejandro, mártires; Eulalia, virgen y mártir; Pemón, anacoreta.



  • Domingo de la 22ª semana de Tiempo Ordinario. – 28/08/2016

    Comentario Pastoral
    LA VERDADERA HUMILDAD
    Nuestra sociedad es muy sensible a los ambientes sociales en los que proliferan las fiestas y banquetes. Cierta prensa exalta ostentaciones de prestigio personal, de presunción y vanidad. Quien no busca los primeros puestos es un infeliz, porque pierde la oportunidad de codearse con los que salen en portada de revista. Se tacha de ingenuo a quien denuncia tanta hipocresía y notoriedad facilona. ¿No sería mejor una sociedad que aceptase a las person…