• 23/04/2017 – Domingo de la 2ª Semana de Pascua

    PRIMERA LECTURA:Los creyentes vivían todos unidos y tenían todo en comúnLectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, 42-47Los hermanos perseveraban en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones.Todo el mundo estaba impresionado, y los apóstoles hacían muchos prodigios y signos. Los creyentes vivían todos unidos y tenían todo en común; vendían posesiones y bienes y los repartían entre todos, según la necesidad de cada uno.Con perseverancia acudían a diario al templo con un mismo espíritu, partían el pan en las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón; alababan a Dios y eran bien vistos de todo el pueblo; y día tras día el Señor iba agregando a los que se iban salvando.Palabra de Dios.



  • No sólo hay que abrir los ojos, hay que abrir lo mirado

    Pobre Tomás, necesitaba tocar, palpar, comprobar que todo estaba en su sitio. Menos mal que el Señor pensó en nosotros cuando dijo,  “bienaventurados los que crean sin haber visto”. Es mejor llevar a oscuras la fe, que al Señor le vean los ciegos con una lumbre de certidumbre interior. A pesar de la ausencia de pruebas extraídas del método científico, Cristo está en medio de nosotros, justo en ese centro en el que no se hace visible, pero está. No es una metáfora ni el brindis al sol de alguien que quisiera permanecer entre los suyos más allá de los límites de lo natural, como un padre que desde el lecho mortuorio dice a sus hijos que se acuerden de él, que no lo olviden. Cr…



  • Jorge, mártir († c. a. 303)

    Santos: Jorge, mártir; Gerardo, Márolo, Ibar, obispos; Adalberto, obispo y mártir; Félix, Terino, Fortunato, Aquiles, diáconos y mártires; Etelredo, rey; Alejandro Sauli, obispo; Gil, monje; Elena, viuda (beatos).



  • Domingo de la 2ª Semana de Pascua – 23/04/2017

    Comentario Pastoral
    ¿HAY QUE CREER SOLO EN LO QUE SE TOCA?
    En este domingo que clausura la octava de Pascua, volvemos los ojos al apóstol Tomás, el escéptico, el incrédulo, el terco, el modelo de los realistas, de todos los pesimistas, de los que desconfían cuando las cosas salen bien. Santo Tomás es, como muchos hombres modernos, un existencialista que no cree más que en lo que toca, porque no quiere vivir de ilusiones; un pesimista audaz que no duda en enfrentarse con el mal, pero qu…