Autor del archivo

DESATADLO Y DEJADLO ANDAR

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Ya terminaron los bautismos y las confirmaciones con una celebración muy cuidada…, y larga. A pesar de las más de dos horas de celebración el Obispo nos hacía notar que el protagonista es el Espíritu Santo y se nota incluso en que el que podría creerse el protagonista es el que menos habla. Incluso en el bautismo y en la ordenación sacerdotal el bautizando y el ordenando ni tan siquiera dicen nada, y en la ordenación se guarda silencio. Y es que lo más importante es la acción de Dios, no nuestras palabras.

«Lázaro, sal afuera». Jesús no hace eternos rituales extraños, tan sólo se dirige a su Padre Dios y revivifica el cuerpo de Lázaro. La muerte, que parecía la victoriosa -ya huele mal-, ha sido vencida. Nuestras muertes, el pecado, ha sido vencido por Cristo en nuestro bautismo y en cada confesión.

Sin embargo Lázaro está atado, como acostumbraban a amortajar los judíos, y sólo puede salir a la puerta del sepulcro. Y Jesús dice: “Desatadlo y dejadlo andar.” Y muchos empezaron a creer. Ayer, con los sacramentos de la iniciación cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía, esos niños y jóvenes de la parroquia han resucitado con Cristo y, con la ayuda de la Iglesia que les desata ya pueden comenzar a andar y muchos a creer por su testimonio.

Lo que no podemos hacer es quedarnos a las puertas del sepulcro, con la cara tapada y manos y pies atados. No podemos ser cristianos que escuchan la voz De Dios pero viven al margen de la Iglesia, inmóviles a lo que el Señor les pide: Id al mundo entero y anunciar el Evangelio.

Hoy es el aniversario de la muerte de Juan Pablo II. Totus Tuus, todo tuyo María, y de tu mano al mundo entero. Al Papa viajero nos encomendamos para no dejar en nada el don de Dios.

TALEMOS EL ÁRBOL EN SU LOZANÍA.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Ayer Luisa Rod. desde Venezuela aseguraba que mandaba muchas bendiciones para los que hoy se bautizan y confirman en esta parroquia de España. Muchas gracias por vuestras oraciones. en esta parroquia hay muchos venezolanos y rezamos mucho por su país. Allí sí que saben de Mesías, de los que se creen Mesías o actúan como Mesías.

Los fariseos les replicaron: «¿También vosotros os habéis dejado embaucar? ¿Hay algún jefe o fariseo que haya creído en él? Esa gente que no entiende de la Ley son unos malditos». Nicodemo, el que había ido en otro tiempo a visitarlo y que era fariseo, les dijo: «¿Acaso nuestra ley permite juzgar a nadie sin escucharlo primero y averiguar lo que ha hecho?». Ellos le replicaron: «¿También tú eres galileo? Estudia y verás que de Galilea no salen profetas».

En el Evangelio de hoy no habla Jesús, pero se habla de lo que se habla de Jesús. Se ve que los enemigos de la Iglesia no han avanzado mucho en sus argumentos y, en seguida, acuden al insulto. “Estudia, ¡ignorante!” Se lo dicen a Nicodemo, al único que se atrevió, aunque de noche, a acudir a la fuente, a hablar con Jesús. Tal vez esa humillación le ayudó a ser valiente y reclamar el cuerpo de Jesús. No saben la fortaleza que sacamos cuando nos insultan y nos humillan, somos fuertes en la debilidad (¡y tan débiles cuando nos creemos fuertes!).

Desde el comienzo de la Iglesia se ha intentado acabar con ella: «Talemos el árbol en su lozanía, arranquémoslo de la tierra de los vivos, que jamás se pronuncie su nombre» Pero es tarea inútil, no es nuestra causa, hemos confiado al Señor esta causa, es suya, y es difícil ir contra Dios. Lo seguirán intentando, nosotros paz. Lo malo es cuando ante la persecución o el insulto se cae en el miedo o en la indiferencia, en la tibieza o la tristeza. Sólo Dios salva. Tenlo muy presente…, y sólo Dios condena. Ninguna persecución de este mundo podrá apartarte del amor De Dios manifestado en Cristo Jesús. Luego…, ¡Paz!

Hoy ponemos en manos de la Virgen a toda la Iglesia perseguida, que ella sea su aliento y su alegría.

A ESCONDIDAS

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Mañana es el bautismo de un adulto y la confirmación de 40 niños-jóvenes-adultos en la parroquia. Espero que la celebración salga todo bien y el Espíritu Santo sea generoso y se reparta un poquito más entre todos. Esta tarde es el ensayo para que la celebración sea ágil y vivamos con intensidad todo el ritual. Todo eso llega horas y horas de preparación, de catequesis, elaborar listas, folletos y hasta mirar hoy si hay suficiente crisma o hay que ir corriendo a la Catedral a por más.Desde la procesión de entrada hasta la patata frita al final lleva muchas horas de preparación…, que se termina en un rato y poca gente agradece. Y que no servirían para nada, serían sólo una pobretona estrategia de marketing, si no confiásemos en la promesa de que el Espíritu Santo descenderá sobre el alma de todos los confirmandos y bautizandos.

“Una vez que sus hermanos se hubieron marchado a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas”. Muchos años llevó reconstruir el templo de Jerusalén y los judíos estaban muy orgullosos de su trabajo. Sin embargo, el lugar más importante de ese edificio, el que daba sentido a todo el resto de la construcción, el sancta sanctorum estaba vacío. Y Aquél que podría entrar libremente en esa habitación, la santidad De Dios encarnada, tiene que ir a escondidas, pues trataban de matarle.

Este penúltimo viernes de cuaresma también tenemos que subir a Jerusalén, llegar hasta la cruz y su resurrección. Y el mundo dirá ¡No!, no vayas a Jerusalén, no pierdas tu vida, disfruta que son dos días, mantente en tu “entorno de bienestar”, ya sabemos cómo eres y no vas a cambiar. Pero seguro que Jesús te ha ido acompañado a escondidas durante estas semanas. Esos pequeños sacrificios y mortificaciones que nadie ha visto, esas obras de caridad que pasan desapercibidas para el mundo, esos ratitos de oración a solas ante el Sagrario, ta han ido llevando -casi sin quererlo-, hasta el templo, donde, aunque nadie se de cuenta, puedes decir:”Yo lo conozco.” Y las obras De Dios florecerán en tu vida. Es momento de ir dejando que surja lo que Dios ha hecho en ti esta Cuaresma, no lo escondas.

tal vez pienses que Dios no ha hecho nada en ti, que está siendo otra Cuaresma perdida. te equivocas, mira tu vida con sinceridad y verás que, a pesar de nuestros pecados, Dios hace maravillas en los que confían en Él.

Mira tu vida con la mirada de María, mirada de Madre, mirada que ve lo mejor que Dios hace en ti. Haz penitencia y da gracias. Pedid un poco por los que se confirman y por este pobre cura.

HAY OTRO QUE DA TESTIMONIO DE MÍ.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Ya casi he terminado. Durante estas últimas semanas cada hueco que tenía al día me dedicaba a hablar con los que van a recibir el sacramento de la Confirmación el sábado en la parroquia. Para los que ya están trabajando tenemos un sistema especial de catequesis. Su catequista les va mandando textos para leer, yo algunos textos para rezar, y ellos pueden comentarlos en el grupo por Internet. Las reuniones presenciales son muy pocas, y por eso me encuentro con ellos uno a uno. Personas que han llegado a este grupo tal vez con la urgencia de recibir el Sacramento para casarse, influenciados por una hermana o por pura curiosidad. Pero dedicar unos meses a leer, rezar y pensar en la fe hace que todos quieran ahora confirmarse para recibir al Espíritu Santo. Han recordado su fe de la infancia, esa práctica religiosa que abandonaron en el Instituto y que ahora quieren retomar. Rezad por ellos. Es bonito ver cómo el Espíritu Santo nos sigue llevando por caminos que no pensamos a aquellos que le buscan.

“El Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí. Nunca habéis escuchado su voz, ni visto su rostro, y su palabra no habita en vosotros, porque al que él envió no le creéis.” Hay quien se empeña en no dar crédito al rostro de Dios. El Señor llama una y otra vez a su corazón en su vida, en los acontecimientos, en su historia y siguen ignorándole. Lo llamarán suerte, azar o casualidad, infortunio o desgracia, pero parece que les da alergia la palabra Providencia. Me pone un poco nervioso cuando algunas personas, también algunos eclesiásticos, dicen: “Si Jesús viviera hoy… “ y añaden las situaciones más curiosas y, en ocasiones, peregrinas que se les ocurren. Me pone un poco nervioso en primer lugar porque Jesús vive hoy. También porque está, de una manera sacramental, con su cuerpo, con su sangre, con su alma y con su divinidad en cada Sagrario del mundo, cada vez que se celebra la Misa sea en una Catedral o en unas catacumbas. También está en el alma en gracia del enfermo, del perseguido, del incomprendido, del marginado y del triunfador, del sano, del orondo y del niño. Y me pone nervioso porque muchos en tiempos de Jesús ni le creyeron, ni le reconocieron ni le escucharon… y estaba con ellos. ¿Por qué dicen que van a reconocer a Jesús en una situación concreta si no le reconocen en el Sagrario, donde está realmente presente? En fin, somos así.

Viendo la vida de los que se van a confirmar me doy cuenta de la acción de Dios, de su presencia en las vidas hasta de aquellos que le habían abandonado un poco. Por eso miremos nuestra vida y la vida de los otros desde la luz de la providencia amorosa de Dios, desde su Palabra, las Escrituras. Ver la vida desde la providencia divina da mucha paz, estamos en las mejores manos, confiamos en Aquel que nos quiere más que lo que nos queremos nosotros mismos, y no tenemos nada que temer. De esa situación que estás viviendo ahora, que parece que no tiene nada bueno, vista desde la providencia de Dios sabes que hasta de lo peor Dios es capaz de sacar joyas para nuestra vida, aunque lo descubramos dentro de unos cuantos años. Ten paz, no creemos en un becerro de oro sin en un Dios que te acompaña, sufre, ríe, llora y goza contigo. En un Dios que hasta de la cruz nos da la vida y el consuelo.

Santa María de la Paz. Concede la paz de corazón a cuantos confiamos en ti y en tu Hijo. Al final Dios triunfa, también en tu vida. Tu vida será testimonio de Cristo resucitado.

HACIÉNDOSE IGUAL A DIOS

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hay días -gracias a Dios-, en que uno no tiene tiempo para sentarse frente al ordenador a escribir. El tiempo que tenías reservado para eso se ha llenado de confesiones, atender gente e incluso arreglar la puerta del garaje. Como ya te has leído las lecturas del día siguiente por la mañana, mientras haces todo eso vas pensando en qué escribir, pero luego no hay tiempo para hacerlo. Hoy es uno de esos días, escribo a las 7 de la mañana poco antes de comenzar la Misa y luego el caos.

En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta sino lo que viere hacer al Padre. Lo que hace este, eso mismo hace también el Hijo, pues el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que él hace, y le mostrará obras mayores que esta, para vuestro asombro…

Por eso los judíos tenían más ganas de matarlo: porque no sólo quebrantaba el sábado, sino también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios.

Mirando a Jesucristo vemos que su vida es hacer la voluntad de su Padre. Nosotros, que no somos más que Él ¿qué voluntad cumplimos? Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Entonces el aplauso del mundo, los golpecitos en la espalda, los premios y parabienes nos son indiferentes si no son para la gloria De Dios. Si un hijo de la Iglesia -¡cuánto más un eclesiástico!-, estuviese nervioso por el qué dirán o callase la verdad por miedo a ser juzgado por el mundo sin temer al juicio de Dios, estaría tirando su vida por la alcantarilla.

Y cuando actuamos como lo que somos, como hijos De Dios en Cristo, es normal que el diablo se enfade, que mande a sus huestes a acabar con nosotros y tengan muchos ganas de quitarnos de en medio. Habrá muchos lobbys de esos, presiones injustas e injustificadas, leyes inocuas, insultos en las redes sociales o por las calles e incluso persecución o violencia física… ¿qué más da? Sólo un juicio es eterno, el de Dios.

Hoy, por la fuerza del Espíritu Santo, muchos cristianos dan testimonio de su fe, perseguidos en sus países o despreciados por sus colegas. Mientras otros callan o pactan con el mundo buscando una “paz social” sin poner paz en los corazones. Prefiero unirme a los primeros que a los segundo.

Nuestra Madre del cielo sienta en su regazo a sus hijos fieles, junto a Jesús. No nos movamos de ahí, no pasemos miedo junto a ella… Me voy a celebrar la Santa Misa

¿QUIERES QUEDAR SANO?

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Uno de los sacerdotes que había antes en la parroquia (y al que han cambiado al hacerle párroco de otro lugar), solía decir a los penitentes que se acercaban al confesionario: “¿Tú quieres ser santo? ¿Quieres ir al cielo?”. A bastantes les impresionaba una pregunta tan directa y, como eran personas con buenas intenciones que se acercaban al confesionario, respondían positivamente y procuraban dar un nuevo impulso a su vida de fe.

«¿Quieres quedar sano?».

Siempre me ha parecido que esa pregunta de Jesús parecía sobrar en el relato de este milagro. Treinta y ocho años al borde de la piscina, sin moverse de lugar, esperando a ser el primero en lanzarse a las aguas, Jesús lo sabía y aun así le pregunta: «¿Quieres quedar sano?». Es como preguntar al colmenero si quiere vender miel. Sin embargo, Jesús se lo pregunta. Hace poco hemos cambiado la edición del Misal en España y en la consagración del cáliz ya no se dice “por todos” sino “por muchos.” Jesús viene a traer la salvación para todos, a todos la ofrece, pero tenemos que aceptarla, que acogerla en nuestra vida, que decir, como María, que sí.

Ayer seguíamos en Cuaresma, hoy también. ¡Cuántas cuaresmas vividas! Y, al menos yo, espero que vosotros no, sigo sin querer levantarme del borde de la piscina de Betesda. Sigo sin aceptar plenamente lo que Dios me da, sigo retrasando mi conversión, el levantarme de una vez, aunque tenga que ir cargando con mi camilla. Y ya no puedo decir como aquel enfermo: “No tengo a nadie…”. Cada día, cada vez que celebro la Eucaristía, cuando me confieso, cuando paso un rato frente al Sagrario, el Señor Jesús, el Buen Dios del Santo Cura de Ars, vuelve a decirme: «¿Quieres quedar sano?»…, y sigo sin contestar.

Seguro que muchos de vosotros, espero que todos, ya habéis tomado vuestra camilla y echado a andar. Este ratito de oración que estáis haciendo lo demuestra. Continuad así, pero acordaos: «Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor». Pídele hoy a la Virgen, en su advocación de Fátima, el rechazo pleno y completo al pecado y escuchar sólo la única palabra que salva, la de Jesucristo. Hoy volveré a escuchar la pregunta: «¿Quieres quedar sano?». Espero hoy responder que sí.

 

 

 

AVANZA LA CUARESMA.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Comenzamos otra semana de la Santa Cuaresma, y aunque en la parroquia estamos volcados en las Confirmaciones que habrá el sábado (tal vez no sea el mejor tiempo litúrgico para confirmarse, pero en mayo nos abducen las primeras Comuniones), y en el bautismo de un adulto y un adolescente. Toca ahora hablar uno con uno con los cuarenta y tantos confirmandos. A muchos les hago una “pregunta trampa,” les digo: “Tú, ¡para qué te confirmas?”. Y contestan: “Me voy a casar”, “Llevo tres años en el grupo,” “Me animó mi hermana”…, y todo tipo de contestaciones. A los mayores les digo: “Tú te imaginas que alguien te pregunta ¿Para qué te casas?” Te sentirías ofendido o pensarías que tu interlocutor no sabe lo que es el amor. Uno no se casa por un “para qué” sino con “quien”.

«Si no veáis signos y prodigios, no creéis». Seguimos en Cuaresma, decíamos al principio. Tal vez estemos intentando cuantificar qué hemos cambiado en esta cuaresma y qué tal estamos viviendo las prácticas cuaresmales. Y tal vez descubramos que no estamos siendo demasiado mortificados, la oración no ha aumentado e incluso, tal vez, hemos ganado algún kilo. Y pensemos que no estamos haciendo bien la cuaresma, y tal vez nos desanimemos un poco. Entonces hay que hacerse la “pregunta trampa”. ¿Estoy viviendo la Cuaresma con un qué o con un quién? Si uno vive la cuaresma para adquirir una serie de “habilidades espirituales” tal vez acabemos igual que al principio o un poquito peor. Si uno se sabe acompañado por Jesús, sabiendo que su cruz nos salvará y su resurrección triunfará, entonces leerá con gozo: Mirad: yo voy a crear un nuevo cielo y una nueva tierra: de las cosas pasadas ni habrá recuerdo ni vendrá pensamiento. Regocijaos, alegraos por siempre por lo que voy a crear: yo creo a Jerusalén “alegría,” y a su pueblo, “júbilo”.

Si hacemos cosas para llegar a Cristo no participaremos de su alegría, sólo del esfuerzo. Si hacemos las cosas de nuestra vida con Cristo que está a nuestro lado, entonces nos esforzaremos en vivir la alegría que Cristo nos trae.

Sigamos viviendo la Cuaresma. María vive junto a Cristo, vivamos la Cuaresma junto a ella y llegaremos a la alegría de la Pascua.

 

PRESENTACIONES.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

No sé si es a mí al único cura que le pasa, espero que no. Pero cuando llegas a una parroquia te presentan a un montón de gente (tú eres el nuevo), y con una vez que te dicen su nombre se piensan que ya te lo sabes. Conozco sacerdotes con una memoria prodigiosa…, no es mi caso. Y pude pasar que estés viendo a una persona durante muchísimo tiempo y no tengas ni idea de cómo se llama, y te da vergüenza preguntarlo pues deberías conocerle de sobre. El uso de los impersonales se vuelve todo un arte. Y no digamos ya nada de las relaciones familiares: quién es esposo de quién, quién es hijo de quién, etc.… A las que primero se conoce es a las suegras, ya se encarga de eso el yerno o la nuera. Es bueno prestar atención a las presentaciones y así aprender quién es quién para siempre.

Me dijo el Señor: «Tú eres mi siervo, Israel, por medio de ti me glorificaré».«Es poco que seas mi siervo para restablecer las tribus de Jacob y traer de vuelta a los supervivientes de Israel. Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra» Hoy las lecturas van de pr4esentaciones, pongamos atención para no olvidarnos.

“Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, y Sóstenes, nuestro hermano” Pablo y Sóstenes (cuidadito con la tilde). Pablo apóstol de Jesucristo. No sabemos el apellido de San Pablo, él se presenta por lo que Dios le ha pedido, lo que Dios le ah hecho.

Y Juan dio testimonio diciendo:

«He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él.

Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo:

“Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el bautiza con Espíritu Santo.”

Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios».

Y Juan nos presenta a Jesús como el Hijo de Dios.

Ya hemos hecho todas las presentaciones de hoy, ya sabemos quién es quién: Israel es luz de las naciones, Pablo es apóstol de Jesucristo y Jesús es el Hijo de Dios.

Y yo. ¿Cómo me presento? ¿Cómo Pedro el de la Merche o como Hijo de Dios en Cristo por mi bautismo? Ahora en todas partes se precian de no hacer acepción de personas por su raza, sexo o religión. Se nos ha metido tanto esto en la cabeza que mucha gente iguala el no discriminar con el que la raza, el sexo y la religión sean cuestiones irrelevantes. Y así muchos han dejado de amar a su patria o sus tradiciones por no dar importancia a su raza, a sus raíces. Otros muchos no dan importancia a su sexo y no acaban sabiendo quienes son, como ese chicarrón de 46 años y siete hijos que ha decidido que es chica y con 6 años. Yo mañana voy a decidir que tengo 76 años y voy a pedir la pensión con los atrasos.  Y por último la religión que, por no molestar, se convierte en algo oculto, casi vergonzante, de lo que es mejor no hablar y por supuesto que no se nos note en Quién hemos sido bautizados.

No podemos engañar en nuestras presentaciones. Tenemos que darnos cuenta que somos cristianos, somos de Cristo, miembros de la Iglesia Católica. No podemos presentarnos como si no tuviéramos ni padre, ni madre, ni genealogía, como eso que se puso de moda hace unos cuántos años de los cristianos anónimos, ahora son los cristianos bastardos.

Vamos a presentarnos al mundo como somos, quienes somos. Sin presunción, sin altanería, con toda la humildad, sabiendo que Dios se sirve de cacharros inútiles, pero Hijos de Dios por nuestro bautismo. Si no es así estamos siendo falsos para los demás. Desde nuestro bautismo no es que yo me sienta cristiano, o sea mejor o peor cristiano, es que lo soy, como el oriental tiene los ojos rasgados, le guste o no.

Hay un himno (horrible) de la hora intermedia en español que dice: “Somos tuyos, tuyos, tuyos… El himno será feo, pero ojalá seamos tan repetitivos en recordar quienes somos y que así nos presentemos ante los demás.

“He aquí la esclava del Señor” La Virgen si sabe presentarse, ojalá ella nos ayude a saber decir bien nuestro nombre.

 

 

 

 

TALLERES DE CAPACITACIÓN

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Un mundo mejor se construye también gracias a ustedes, que siempre desean cambiar y ser generosos. No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces, no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro. También la Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como también de las dudas y las críticas. Hagan sentir a todos el grito de ustedes, déjenlo resonar en las comunidades y háganlo llegar a los pastores. San Benito recomendaba a los abades consultar también a los jóvenes antes de cada decisión importante, porque «muchas veces el Señor revela al más joven lo que es mejor» (Regla de San Benito III, 3)”. Estas son palabras de la carta que ayer escribió el Papa a los jóvenes. Para hacer un mundo mejor podríamos pensar que hay que buscar a los mejores. Muchas veces hemos visto reuniones que buscaban formación de líderes o formados en la excelencia. Parecía que teníamos que hacer una criba y quedarnos con los mejores que arrastrarán entonces a los otros detrás. Nos volvíamos incluso un poco clasistas, catalogando jóvenes por sus cualidades y destinando a cada uno a la posición en que nosotros los colocábamos en nuestro organigrama. Cierto es que unos tienen unos dones y otros, otros, pero eso no los hace mejores ni peores.

(Jesús) Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dice: «Sígueme». Los demás cuando lo ven califican a Leví y sus amigos de “publicanos y fariseos.” No parece que fuesen lo mejor del pueblo, ni el más querido. Sin embargo, el Señor le escoge. Y vaya si dio buen resultado.

Miremos un poco la historia de la Iglesia. ¡Cuántos santos humanamente no eran unos lumbreras ni los más listos de su época! El cura de Ars llegó al sacerdocio a trancas y barrancas y así, tantos santos, si no llega a ser por el Espíritu Santo, no se les habría conocido nunca fuera de su pueblo.

Dios es el que capacita. A pesar de nuestras flaquezas “no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino que ha sido probado en todo, como nosotros, menos en el pecado.” Nuestro juicio vale de poco si Dios decide elegir a esa persona y esta corresponde mínimamente. “La palabra de Dios es viva y eficaz, más tajante que espada de doble filo, penetrante hasta el punto donde se dividen alma y espíritu, coyunturas y tuétanos; juzga los deseos e intenciones del corazón.”

Podemos empeñarnos en hacer escuelas de formación y capacitación, seminarios y talleres para jóvenes, formación de líderes y clubs selectos, dar clases de retórica y de buenas costumbres…, pero si no acercamos a Cristo a los jóvenes ( y a los niños, y a los mayores y a los sacerdotes, incluso a las religiosas), no podrán hacer nada. Mucho ruido y pocas nueces, que parece que es el refrán de nuestro tiempo.

Lo primero la oración, saber escuchar ese Sígueme. Lo segundo la disponibilidad, no pedir a Dios lo que tenemos que hacer sino decirle que nos muestre qué quiere de nosotros. Lo tercero la confianza frente a cualquier desaliento. Y, por último, molestar lo menos posible el plan de Dios.

No estoy en contra de todos esos cursillos y talleres 8siempre me ha hecho gracia el nombre que se les da, como si fuésemos un auto viejo), pero si se da mucha teoría o mucha dinámica y no acercan a Cristo…, ¡menuda pérdida de tiempo!

María no hizo un curso de preparación a la maternidad, simplemente dejó que Dios hiciese según su Palabra. Que ella nos guarde a todos, en especial a los jóvenes.

 

 

LOS AMIGOS

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

La parroquia es muy joven, es tan joven que es casi una niña, acaba de cumplir los cuatro añitos de construcción. Por ser tan joven hay muchos niños y muchos matrimonios. Dentro de unos pocos años estará lleno de adolescentes y jóvenes, ya podéis rezar para que sepamos hacerlo bien. En la adolescencia muchos chicos y chicas enaltecen la amistad por encima de todo, incluso relegando un poco a padres y hermanos, lo que no está bien. Hoy los padres tienen bastante difícil saber quiénes son los amigos de sus hijos, pues los móviles, las redes sociales, etc. Han ampliado muchísimo el espectro de lugares para tener amigos. Pero por muy virtual que se quiera ser no hay nada como estar con un amigo o con una amiga en directo, sin Whatsapp por medio (aunque algunos no lo consiguen aun estando juntos). La amistad es muy importante y la parroquia es un buen sitio para hacer amigos.

“Cuando a los pocos días entró Jesús en Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Y les proponía la palabra.

Y vinieron trayéndole un paralítico entre cuatro y, como no podían presentárselo por el gentío, levantaron la techumbre encima de donde él estaba, abrieron un boquete y descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían…” Volvemos a la habitación de Jesús. Parece difícil llegar y por nuestras propias fuerzas no podemos. Pero este paralítico tenía amigos, buenos amigos. Amigos que no se arredran ante las dificultades, que son ingeniosos, atrevidos y fuertes. Y ponen a su amigo frente a Jesús y Jesús le sana y le perdona sus pecados, y todos “se quedaron atónitos y daban gloria a Dios diciendo: Nunca hemos visto una cosa igual.”

Hoy me gustaría que nuestra oración fuese sobre nuestros amigos y amigas. Acercar a Cristo no es labor exclusiva de sacerdotes, monjas o catequistas. La familia es fundamental y, no lo dudes, los amigos también. ¿Hace cuánto que no hablas a un amigo de Dios? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que no rezas con un amigo? (No digo por, digo con). Hay que tener buenos amigos, que nos quieran, nos ayuden, nos corrijan, de vez en cuando nos abronquen y, sobre todo, estén siempre a nuestro lado. Antes se hacían esas estampitas y poster que ponían un acara bastante melosa de Jesús con la leyenda: “Amigo que nunca falla.” Ser amigo de mis amigos en Cristo. Por supuesto que podemos tener amigos ateos, musulmanes, zoroastristas o adoradores del sol, ser de distinto credo no nos separa como personas. Y con los que no tienen nuestra fe, si queremos ser verdaderamente amigos, tendríamos que ser muy coherentes con nuestra fe, ser muy buenos católicos. ¡Cuánto daño han hecho los amigos católicos tibios para la conversión de muchos!. Si uno ve que su amigo católico no reza nunca, los domingos no pisa la parroquia, no vive según los mandamientos y jamás habla (no hay por qué discutir), de Jesucristo, estará transmitiendo que la fe cristiana es superficial, banal y, por supuesto, nada atrayente. Nuestra vida no generará la pregunta por la Vida, y si niego a mis amigos que puedan conocer a mi Amor soy bastante poco amigo suyo. Si lo rechazan no pasa nada, Dios es amigo de nuestros amigos.

Peor es cuando amigos que profesan la misma fe son obstáculos unos de otros para vivirla. Cuando el amigo bautizado se ríe de su amigo bautizado porque reza, o va a Misa, o se confiesa. Muchas veces madres católicas de siempre me dicen: “No pude venir a Misa el domingo porque venían mis hijos a comer y ya se pasaron toda la tarde..” ¿Es que tus hijos no son católicos o no te conocen? Venid a Misa en familia o, si se resisten, plántales un programa de la tele hasta que vuelvas, así ellos van practicando su “religión”. Y reza por ellos, pro tus amigos que no viven su fe, que incluso la niegan con su palabra y con su vida.

Y ahora en positivo. Hay que tener amigos, buenos amigos y ser muy amigos de nuestros amigos. Los amigos te respetan y te quieren como eres, no vas a ser mejor por negar que eres de Cristo, que vives como hijo de Dios, que tienes toda la alegría de la fe Al igual que tú los quieres a ellos aunque sean un poco golfos, o vagos o incoherentes. Los amigos están a tu lado con todo lo que son, lo bueno y lo malo. Nosotros estamos a su lado con todo lo que somos, lo bueno y lo malo, pero no vamos a esconderle a Aquel que siempre nos acompaña en nuestra vida, no vamos a avergonzarnos de nuestro Padre. No se tienen amigos para convertirlos, pero háblale bien a Dios de tus amigos. Y cuando los dos amigos comparten la fe, rezan juntos, se saben hijos de un mismo Padre pasan de ser amigos a ser hermanos, pocas cosas hay más bonitas.

Habría que hacer una tesis sobre las amigas de la Virgen. No tenemos ningún dato, pero seguro que tenía un montón de amigas y amigos que conocerían a Jesús muchísimo de todo lo que la Madre hablaba de su Hijo. Que ella nos enseñe a compartirlo todo con los amigos, también la fe.

Abril 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930