EL AMOR DE UNA MADRE

Números 6, 22-27; Sal 66, 2-3. 5. 6 y 8 ; Gálatas 4, 4-7; San Lucas 2, 16-21 “Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer”. ¡Qué hermosos son los ojos de una madre!… ¡Sí!, mirar el rostro de una madre es mirarse a uno mismo. No hay nada que...