¡ESTÁS PARA COMERTE!

Jeremías 15, 10. 16-21; Sal 58, 2-3. 4-5a. 10-11. 17. 18; san Mateo 13, 44-46 “Cuando encontraba palabras tuyas, las devoraba; tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón”. Estaba preparando este comentario de hoy, cuando alguien me advirtió acerca de estas...