CON LOS OJOS DE DIOS

Isaías 29, 17-24; Sal 26, 1. 4. 13-14; san Mateo 9,27-31 Uno de los dones más preciosos que tenemos es el de la vista. ¿Quién no se ha emocionado ante un mar expléndido al caer la tarde, o esas altas montañas que, repletas de nieve, quedan perfectamente dibujadas bajo...