DIOS SE PREOCUPA POR NUESTRAS MINUCIAS

Samuel 4, 1 11; Sal 43, 10 11. 14 15. 24 25 ; San Marcos 1,40-45 La pedadogía de Dios resulta maravillosa cuando nos dejamos llevar por ella. A veces podemos caer en la tentación de pensar que Dios no se preocupa de nuestras “minucias”, pero la experiencia, si...