Dejarnos querer

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hechos de los apóstoles 16,1-10

Sal 99, 1-2. 3. 5

san Juan 15,18-21

Podría ser para desesperarse, pero sólo hay que releer el evangelio de hoy: “Si el mundo os odia, sabed que me han odiado a mí antes que a vosotros.” ¿Quién diría públicamente que odia a Jesucristo? Creo que nadie. Lo llamarán Iglesia, curas, cristianismo, religión, meapilas, conservadores, modernistas, … pero veladamente quieren decir Jesucristo. No nos engañemos. Palabras bonitas tenemos trescientas mil, actos de amor unos pocos, odio mucho. Hace días escuchaba, en una reunión de personas de Iglesia, un análisis completamente politizado de la elección de los Papas y, aprovechando para poner sus esperanzas en el actual Papa Francisco (para que apruebe el sacerdocio femenino, quite el celibato sacerdotal, diga que la Misa no es tan importante, etc. … pues ahora es padre y no juez), se ponía de vuelta y media al difunto Juan Pablo II como un buen hombre, pero polaco (como si fuese un insulto). La historia (y principalmente el Espíritu Santo), dirá lo que tiene que decir, pero no nos extrañemos de ver lobos vestidos de corderos que rezuman odio. Hay un complejo en pensar que cuando alguien te odia, o te lleva la contraria, eres un intransigente y el problema es tuyo, pues debes ser mas amable, y que todos te amen. ¡Pero si odiaron a Cristo hasta la cruz! ¿Qué esperas?.

“El Espíritu Santo les impidió anunciar la palabra en la provincia de Asia.” ¿Es que Dios odiaba esa zona del mapamundi? No creo, pero no les iban a escuchar, y hay tanto que hacer, que no estamos para perder el tiempo. Mi tiempo de sacerdote me ha hecho entender que cuanto más te odian más quieres a cada persona, a cada hijo de Dios, a cada uno que te llama su enemigo. ¿Por qué? Pues porque veo que humanamente sólo podría mandarlos a tomar viento, me dedicaría a otra cosa que me diese más satisfacciones, haría “mi grupito” y pasaría del resto y argumentaría cien mil razones para tener razón. Sin embargo, cada día descubro más resquicios de la misericordia de Dios, más detalles de amor, más caricias de amor de Dios en cada persona. Luego, quien bien te quiere te hará querer cada día más. Si quieres un monumento no busques otro que la cruz que fue el único que levantaron a Jesucristo.

Cuando alguien te juzgue piensa que el único juicio que cuenta es el de Cristo y tienes la recomendación de tu madre la Virgen. No te dirá que busques otro aplauso más que el de su Hijo y si te odian, por Jesucristo, más te pareces a Él. Así que a los que te consideran su enemigo quiérelos con todo el corazón, te acercarán a la cruz y a la resurrección. Y que conste que no es una queja, es una acción de gracias a Dios, que me enseña a darle la vuelta a las cosas y aprender a amar.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (4)

  • Santi

    |

    Muy cierto, pues, si amamos sólo a los que nos aman, ¿qué mérito podemos tener? Es muy difícil, pero lo que es imposible para el ser humano es posible para Dios. Pidámole que nos ayude a escuchar y amar a todos, tengan o no las mismas ideas que nosotros.

    Responder

  • Miguel Antonio

    |

    En efecto. Da que pensar…

    Responder

  • M.Carmen

    |

    Quería agradecerle este comentario (y todos). Son tan acertadas las palabras! Que después de leelo y releerlo me saca una gran sonrisa y me hace reafirmar cuanta gracias hay que dar a Dios por TODO lo que nos da y por poner en nuestro camino a sacerdotes como usted, que nos hacen ver que nuestro amor es muy pequeño y que tenemos que trabajar para que cada día nos parezcamos un poco más al del Padre.
    Me gusta eso de darle la vuelta a las cosas y verlo de un modo sobrenatural, como Él lo vería.
    Gracias y un saludo.

    Responder

Deja un comentario