Honestidad

Escrito por Comentarista 3 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Jesús encuentra hoy una persona honesta en la que no hay engaño. Llevamos unos días escuchando al Señor denunciar la hipocresía, la falsedad. Frecuentemente, pensamos que todo estaba mal en nosotros, que solo se ve lo malo, y seguimos como norma de vida el refrán “piensa mal y acertarás”. ¡Que error!

Dios nos conoce mucho mejor que nosotros mismos y ve lo bueno y auténtico que hay en nosotros. Jesucristo nos ayuda a encontrarlo y, sobretodo, a valorarlo y confiar en nosotros mismos. Cada vez que creemos más el Él, creemos más en nosotros mismos, porque Él entra más en nuestro corazón y lo va llenando, transformándolo. Así le pasó a Natanael, que identificamos tradicionalmente con san Bartolomé Apóstol, como comprobamos en este pasaje del evangelio.

La verdad que a medida que maduramos en el camino de la vida cristiana nos damos cuenta de la cantidad de bien que hay en el mundo, del bien que hacen las personas. Yo lo experimento cada día y me lo comparten en la parroquia muchos otros. La liberación que Cristo opera en nuestra vida. Esta hace que seamos más sensibles en la caridad y que veamos con finura espiritual las acciones de los demás, apreciando con amor el bien que hacen hasta los más pequeños detalles que pasan desapercibidos. La fe nos ayuda a ver nuestro entorno con realismo, sin el daño que el pecado hace a nuestra vista y entendimiento, sin engaño.

Como el ángel en la primera lectura lleva a la visión de la Jerusalén celeste radiante y luminosa, ciudad de Dios futura de plenitud del reino para nosotros, el camino de la fe nos va abriendo el corazón, el alma y el entendimiento para vivir ya el reino de Dios en nuestras vidas. La honestidad es signo de su ciudadanía. Pero, ¿nosotros somos honestos? ¿Puede decir Jesús lo mismo de nosotros que de Natanael que luego fue su apóstol?

Cerca está el Señor de los que lo invocan sinceramente experimenta el salmista en el salmo 144. No es tan difícil. Creo que es seguir a Cristo como lo hicieron los apóstoles. Es no tener miedo a avanzar en nuestra fe, no tener miedo a hablar de Él. Es ser valiente y esforzarte para crecer más y más en el don que has recibido. Es dejarte transformar por el Espíritu. No dejes de invocarlo, de confiar en Él, de “abandonarte” en Él. Verás como la liberación de la honestidad te mostrará que ese refrán de los hombres es falso, no vale, ni en tu vida y en la de la mayoría. Seamos honestos.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (12)

  • Gema

    |

    Piensa bien aunque no aciertes. Esta debería ser la frase que utilizaremos. No se puede imaginar lo mucho que han calado sus comentarios en mi. Dejarte transformar por el espíritu, confiar en el, invocarlo, abandonarte en el. Ha dado justo en la diana. Es lo que necesitamos todos, es lo que estoy intentando yo últimamente, espero conseguirlo a pesar de que me está costando bastante. La semana que viene tengo una intervención muy delicada, espero que me me ayude. Pidan pori mi
    Muchas gracias
    racias

    Responder

  • LuisaRod

    |

    Este caminar del día a día, y la consciencia de Dios es lo que nos permite ir avanzando, un día a la vez. Para nosotros los laicos no es fácil, imagino que para los consagrados menos. Pero ahí vamos, descubriendo cosas maravillosas en las demás personas. Sin juzgar y aportando algo aunque sea poco. Querida Gema, claro que oraremos por tí. Como bien dices abandonate ahora y en el momento de la intervención, el Espíritu Santo hará obras maravillosas en tí.

    Responder

  • Elena junco

    |

    Animo Gema. . .!!!confia y abandonate en el Señor porq el es bueno , misericordioso y la oracion es fuerte y potente Bendiciones

    Responder

  • Gema

    |

    Por lo que puedo ver, sigo contando con vuestras oraciones, no sabéis lo mucho que significa para mi, la fuerza que me transmitís es incalculable, la siento en mi corazón y la necesito. Sois muy generosos conmigo. Muchísimas gracias. Dios os bendiga por siempre.

    Responder

  • Covadonga

    |

    Gema!! Cuenta con mis oraciones. El sábado estaré en el santuario de Torreciudad. Que mejor sitio para rezar y pedir!!

    Responder

  • roberto

    |

    Señor: Tú lo sabes todo…Tú sabes cuánto te amo. En tus manos pongo toda mi confianza y mi vida…Madre, intercede. Amén.

    Responder

  • Gema

    |

    Covadonga, un paraje precioso de una gran belleza, tus oraciones llegarán hasta Bilbao velozmente. DIOS te bendiga.

    Responder

  • carmen

    |

    Gema, sigue abandonándote en El. Te sorprenderá como toda angustia o temor desaparece cuando El tiene el control de nuestra vida. Ánimo . Sigo orando por ti.

    Responder

  • Gema

    |

    Carmen, a ti te pasó parecido, recuerdo perfectamente tus palabras de hace unos días, sigo buscándolo y la angustia sigue estando, pero sigo rezando con todas las fuerzas de que soy capaz . Gracias de todo corazón por seguir pidiendo por mi.

    Responder

  • Paco

    |

    Gema, también oro por ti.

    Dios nos ama.

    Responder

  • soledad

    |

    A veces necesitamos acudir a un Director espiritual que nos ayude en nuestro camino.

    Animo Gema, cuando

    tenemos esas
    inquietudes es que ya
    estamos en marcha.
    Seguimos en la comunión de los Santos, rezando unos por otros. Que vaya la operacion bien , se lo b pedimos a Maria.

    Responder

  • Gema

    |

    Soledad, sigo rezando todos los días delante del Sagrario, como me dijiste, y diciéndole muchas veces: Jesús en ti confío, tanto es así que lo tengo en la pantalla del móvil. Pero por lo visto mi corazón sigue sin terminar de sentirle y sigo llorando un montón cuando rezo. !!Que maravilloso tendrá que ser el día que sí, que por fin lo sienta y no pueda dejarlo escapar. Ansió llegar a ese siguiente paso. Un gran abrazo por tu interés.

    Responder

Deja un comentario