Martes 18 de julio. XV semana del TO

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

La hija del Faraón se encuentra a un niño en el Nilo y lo llama Moisés, es decir “el que es salvado de las aguas”. Anuncia la Sagrada Escritura que va a ser un personaje excepcional, cuya vida es compleja y al mismo tiempo muy simbólica desde el día de su nacimiento.

El Nilo es un río muy peligroso por los animales que se crían en él, sobre todo los temidos cocodrilos más grandes del reino animal. Moisés tendrá una vida apasionante, dramática, llena de matices, de luchas y sobre todo, de presencia de Dios: en apenas 15 versículos encontramos el miedo de una madre desesperada; un providencial baño real; el providencial cuidado fraterno que devuelve el niño a la madre; un asesinato; un secreto a voces; el destierro voluntario. Una vida trepidante que corre río abajo.

A esto último alude el salmo responsorial: “Me arrastra la corriente”. De modo simbólico y en un sentido contrario a lo que afirma el salmo responsorial, podemos contemplar nuestra vida como ese canastillo en que nuestra vida se encuentra, que es arrastrado por la providencia divina rio abajo, con destino al mar de la eternidad. Nada ocurre por casualidad. El canastillo, dócil a la corriente, busca los lugares más fáciles para avanzar.

Pero existen peligros, como la vegetación que impide avanzar. Esos obstáculos impiden a la corriente de la providencia divina conducir nuestra vida. Es lo que le pasa a Jesús en el evangelio de hoy: le ponen obstáculos. Las palabras y milagros del Señor tienen sus frutos de conversión en todos los lugares a los que ha ido; pero no siempre encuentra disposición en los corazones a ser arrastrados por la Palabra de Dios y el soplo del Espíritu. De ahí la serias advertencias que hace a la conversión sobre Corazaín y Betsaida.

Es la denuncia del pecado social, esto es, cuando en el ambiente ciudadano se vive con valores y costumbres alejadas del bien. El magisterio de la Iglesia acuña el término “estructuras de pecado”, aludiendo a la atmósfera que se respira en una sociedad entera, más allá de las conciencias individuales. La globalización y la información instantánea nos permite detectar claramente estas estructuras de pecado, que no son en sí mismas el sujeto del pecado —siempre lo son las personas singulares— pero su influencia es tal sobre las personas que no dejan otras alternativas para actuar moralmente bien.

Las estructuras de pecado más evidentes en estos momentos son las que amenazan a la familia y ponen en peligro el ejercicio de derechos fundamentales, tras los que se esconden los más valiosos bienes morales: el derecho a la vida, el derecho a la educación de los hijos, el derecho al matrimonio según los designio divinos, el derecho a una vivienda, el derecho a un salario justo, el derecho a compatibilizar trabajo y familia, el derecho a la libertad religiosa, el derecho a la propiedad, el derecho a morir con dignidad (bíblicamente hablando, no me refiero a la eutanasia).

 

Pedimos al Señor que nuestros esfuerzos y sacrificios cotidianos por vivir según la providencia de Dios y no los mandatos arbitrarios de los hombres y las estructuras de pecado, ayuden a nuestra ciudad a que el Señor nos mire con más benevolencia que a Corazaín y Betsaida. Señor, ten piedad de Madrid: mira nuestra lucha por ser fieles a ti, a tu Iglesia.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

  • María Jesús

    |

    Me has depositado Señor, en
    medio de este hermoso río, el cual, empuja inexorablemente mi vida, hacia ese mar inmenso, en cuyo horizonte, el Cielo se junta con la Tierra en un abrazo.

    Mi pequeña y frágil “barca”, se mueve al ritmo acompasado de las aguas, meciendo cada latido de mi corazón, escuchando aquí y allá, el remolino de la corriente, la cascada que brota bulliciosa, el canto de los grillos al frotar sus élitros.

    Hoy, despunta el alba, con rayos de sol, de luz radiante, dándome su calor de vida, sintiendo dentro de mí, tu cálida presencia.

    Me dejó llevar Señor, sin miedo y confiada, hacia esa eternidad donde arribe mi barca y “salte mi vida” de alegría, como lluvia que repica sobre el agua.

    Creo Jesús, en tu Misericordia y Providencia, sé que nada en Tí está perdido: la vida, el amor, la esperanza colmada.

    Ayúdanos a caminar, hacia la Jerusalén donde tú nos esperas, asidos a tu Amor, bajo el suave aleteo de tu Espíritu.
    ¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤

    Moisés, no sólo fue salvado de la corriente del río, acogido en los brazos amorosos de una mujer. Sintió una “mano” poderosa y grande, posarse sobre su vida,derramando tanto Amor, que se llenó de fuerza y de coraje, para poder sacar a su pueblo de la esclavitud.

    Ante tantas esclavitudes como atenazan al hombre y mujer de nuestros días, hemos de ser, la mano tendida, donde el otro se agarre con fuerza y no se hunda su barca. Quiero creer en la Gran Familia de Dios, donde cada ser humano encuentre su lugar en la Casa del Padre.

    Existe la justicia de Dios, si bien, son muchos quienes prefieren ignorarla, apelando a un falso “buenísmo” e interpretando el Evangelio, como más conviene a sus intereses. La soberbia nunca reconoce su pecado y error.

    Jesús condena a las ciudades de Corazaín y Betzaida. No son amenazas, la ingratitud delata el pecado de muchos.

    Cada quien puede interpretar líbremente la Palabra, lo que creo es un osado despropósito, negar las afirmaciones de los relatos evangélicos escritos, e inventarse otros que manifiesten lo contrario. No debemos caer en tergiversaciones como algunos pretenden.

    Para hacer creíble el Evangelio, Jesús nos seguirá diciendo:
    “COMO YO OS HE AMADO”.

    Gracias por este espacio.
    Miren Josune

    Responder

Deja un comentario