En primer lugar mis disculpas pues ayer no hubo comentario, pero los Reyes Magos necesitaron más ayuda de la habitual debido a todas las normas que hasta los Magos tienen que seguir y no me dio tiempo.

Creo que a mi pc se le ha ido la pila. No me puedo fiar de algo tan sencillo como el día y la hora pues, cuando lo conecto cada mañana, vive con bastante atraso y me indica otro día y otra hora, la primera vez que me di cuenta casi se quedan sin Misa en la parroquia. Muchas veces vivimos pendientes del reloj y de la hora, y cuando se juntan los fallos tecnológicos y los días de fiesta entre semana ya no sabes en qué día vives. Dios no usa reloj, pero se ha metido en el tiempo.

«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.» Casi dos mil años después nos puede parecer que al pc de Jesús también se le ha ido la pila, el “está cerca” parece bastante lejos. Pero si somos sinceros una vida parece bastante poco para convertirse, para volverse hacia Dios y seguirle, como hacían las multitudes. Muchos nos dirán que no vale la pena seguir esperando, que te cuides a ti mismo y no pienses tanto en las promesas de Dios. En definitiva es empezar a pensar que nuestra vida empieza y acaba aquí, que si hay algo después no influye en nuestra vida de ahora, que te fíes de los espíritus del mundo y no del Espíritu De Dios.

“Queridos: no os fieis de cualquier espíritu, sino examinad si los espíritus vienen de Dios, pues muchos falsos profetas han salido al mundo.” El espíritu del mundo sólo segregara para una carrera corta, vive en un continuo ir de un lado a otro. Hoy estamos cada día de noticia en noticia, de susto en susto, de urgencia en urgencia. Si nos dieran un euro cada vez que escuchamos que algo es el evento del siglo se acabaría la pobreza en el mundo. Podemos vivir así, como “pollos sin cabeza” , cada día dejándonos deslumbrar por fuegos de artificio que brillan mucho y hacen mucho ruido…, pero sólo un instante en que pierde su brillo y desaparece para dejar paso al siguiente.

Nosotros somos De Dios. Seguimos en tiempo de Navidad, todavía contemplando el silencio del pesebre. Mira a Dios hecho niño, guarda silencio y deja las prisas del mundo para avanzar por el camino De Dios, paso a paso hasta la vida eterna.

Año de San José, por lo tanto también año de María, avanza con ellos despacio -a veces hacia el destierro en Egipto-, pero siempre con Dios a nuestro lado. Servid al Señor con temor, rendidle homenaje temblando y paso a paso toma el camino de la eternidad, el camino del cielo, y no te dejes deslumbrar por las prisas de este mundo.