Autor del archivo

No sólo hay que abrir los ojos, hay que abrir lo mirado

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Pobre Tomás, necesitaba tocar, palpar, comprobar que todo estaba en su sitio. Menos mal que el Señor pensó en nosotros cuando dijo,  “bienaventurados los que crean sin haber visto”. Es mejor llevar a oscuras la fe, que al Señor le vean los ciegos con una lumbre de certidumbre interior. A pesar de la ausencia de pruebas extraídas del método científico, Cristo está en medio de nosotros, justo en ese centro en el que no se hace visible, pero está. No es una metáfora ni el brindis al sol de alguien que quisiera permanecer entre los suyos más allá de los límites de lo natural, como un padre que desde el lecho mortuorio dice a sus hijos que se acuerden de él, que no lo olviden. Cristo, al destruir la muerte, vive entre los hijos de los hombres, ha roto los límites del más allá y el más acá y no quiere perderse a los suyos. Es más, desde la Encarnación no se nos despega.

Pero, como dice el poeta Hugo Mugicano sólo hay que abrir los ojos, también hay que abrir lo mirado”. Si el hombre no desvela la presencia de Dios en lo oculto de la realidad, nunca entenderá la vida, se la pierde. Los últimos Papas nos han recordado la necesidad de rezar en familia como un bien absoluto. Porque “donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.

Hay una capacidad humana que nos es todavía muy desconocida, la de provocar en Dios una atracción irremediable por nosotros. Y eso ocurre cuando entramos en comunión. Desde el momento en que los miembros tan diferentes de una familia se reúnen a rezar el rosario, o terminan el día dando gracias a Dios por todos los bienes recibidos, a Dios se le hace irresistible su presencia, ponerse en medio. Dios, que es el gran seductor del corazón humano, también es el gran seducido cuando sus criaturas lo buscan. Hablamos del hecho cristiano, por tanto, como la historia de un encuentro verdadero.

Aprender a rezar juntos puede que sea una de nuestra asignaturas pendientes, porque resulta más fácil proceder con Dios a bote pronto, un día me acuerdo de él en el coche o por la calle y creo que así llamo su atención. Pero Dios quiere verdad de trato, no la ligereza de la espontaneidad, los “de repentes” son muy frágiles. Y le apetece que los suyos lo busquen en racimos y concierten una cita con Él. Como los novios que se ponen de rodillas delante del sagrario o ese grupo de jóvenes que se juntan para leer unos textos de Santa Teresa.

El Señor no quiere un corazón, sumiso sino vencido por amor

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

En la relación de apariciones del Señor que vienen hoy en el Evangelio, hay una que siempre se nos escapa en el recuento. Jesús se aparece a los Once cuando están a la mesa, y les echa en cara su incredulidad y dureza de corazón. Aquel reproche no debía sonarles nuevo a los apóstoles, porque bastante aguante tuvo el Señor durante la vida pública ante el lote de egoísmos e inmadureces de los suyos. Por ejemplo, que el Señor se decidiera un día abrir su corazón y se pusiera a contarles que lo iban a atrapar, escupir, escarnecer, crucificar, etc., y que a ellos les diera por saber dónde iban a estar situados en el Reino, es para haberles dejado plantados en el mismo camino hacia Jerusalén.

Lo más interesante del Evangelio es que los autores inspirados no escatiman información sobre su incomprensión de la figura del Maestro: Pedro no se deja lavar los pies, el Señor le advierte que lo negará tres veces, los discípulos creen que la multiplicación de los panes es el principio de la instauración de un Reino terrenal, en un momento le llegan a decir “no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a saber el camino?”. No se enteran. Y ahora, cuando el Señor muestra a las claras quién es, los que él nombró con mimo después de una noche entera de oración se cierran en banda.

Era un momento crucial, porque si los Once no hubieran llegado a confiar en el valor del testimonio, la Iglesia naciente se hubiera roto. La dureza de corazón de la que se nos habla en el Evangelio, es una imagen poética de un sentimiento que todos hemos experimentado alguna vez, en el que la sospecha vence a la confianza. El niño carece de ese problema, porque sabe que el amor gana su total confianza. Ese es justo el mensaje que el Señor escribía entre líneas durante su vida pública: “os quiero con toda mi alma, fiaos de mí”.

Visto con cierta distancia, asusta ver la capacidad del corazón humano para ser refractario a Dios. En ningún credo religioso se observa tamaña osadía por parte del hombre. No existe en la fe cristiana un corazón sumiso, sino vencido por amor, y en esta guerra amorosa se la juega Dios por conquistarnos terreno.

Los amigos del Señor arrojaron la toalla

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El Evangelio de hoy, en el que asistimos a otra pincelada de la presencia del Señor después de su resurrección, está contado sin pizca de solemnidad. Los discípulos vuelven a pescar, además van todos en comandita, se aparece el Señor, les da de comer y lo reconocen. No hay más. Hombre, que estamos hablando de literatura oriental, y tendría que haber mucha más especia de pirotecnia milagrera y toda la exageración que les es propia a los oriundos de la zona. Pero aquí el acontecimiento no se atilda, el Señor ha encendido unas brasas y espera la comida. Toda la sobrenaturalidad del relato, porque el Hombre que ha muerto en la cruz está vivo, queda oscurecida frente a la intensidad natural de lo que ocurre: la preparación de un desayuno a los amigos que llegan de trabajar. Es como si después de la resurrección, la presencia del Señor se hiciera más natural que en su vida pública, y tan normal como las ascuas donde el pescado en breve despedirá olor a fritanga.

Los apóstoles ya no esperaban nada más de su Señor, parecían haberse conformado con las palabras sabias que salían de su boca, porque nadie había hablado como Él. Dormirían con ellas y se las recordarían de vez en cuando para no olvidar que aquello que les ocurrió fue real. Hasta aquí es lo mismo que hacemos con los muertos, de los que nos queda una colección de recuerdos amorosos. Por eso Pedro vuelve a su tarea, a ser “pescador de peces”, y al resto le pasa lo mismo. Es tan humano arrojar la toalla.

La frase “arrojar la toalla” proviene del mundo del boxeo, cuando el púgil ganador da buena cuenta del aspirante y a éste no le queda otra que tirar la toalla a la lona y respirar. A veces la realidad parece tan fiera que a uno no le quedan ganas de mirar más allá, ni explicaciones ni cuentos. Que si toca sufrir, no hay razones que valgan; que si toca cáncer, no queda otra que tragárselo y encerrarse en el dolor. Pero justo en el momento en que los discípulos abandonan el cuadrilátero, el Señor aparece en la playa. Ahora se entiende la frase tan consoladora que el Maestro pronunciara a los suyos, “yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

No hay un solo descuido de Dios en tu vida, jamás mira a otra parte, si vas a arrojar la toalla Él te regalará una vida nueva y te dejará sin las heridas del combate. Esto no son palabras bonitas, un cristiano sabe que Dios se aparece en lo natural para hacer de su Presencia una experiencia cotidiana.

Sin paz, hasta lo pequeño es imposible

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Que el Señor se apareciera a los suyos diciendo “Paz a vosotros” no es baladí. Podría haber usado un procedimiento más brillante, una aparición luminosa con banda sonora, no sé, lo que provocara una impresión de sobrecogimiento acompañada de un “eh, despertaos, poneos en marcha, es hora de evangelizar y hablar de quién soy verdaderamente”. Pero el Señor usa un insólito preámbulo que se ha convertido en la marca de la casa del cristiano: la paz. Sin paz no se construye nada, es más, sin el sosiego del primer encuentro con Cristo uno pierde identidad, porque seguirá a merced de sus pasiones y de la excitabilidad cotidiana. Sin paz, el mundo nos va deglutiendo poco a poco y nos volvemos una pieza más del engranaje de la vida.

Qué bien lo entendió Juan de la Cruz, “oh dichosa ventura, salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada, a oscuras y segura…” Habla del alma que va a la busca de su Amado. Si la casa no anda sosegada, el alma sale del hogar haciendo ruido y tirándolo todo, tropezándose con la cacharrería que encuentra en las habitaciones. En fin, que el Señor dice “paz a vosotros” y no sólo queda en el aire una frase, sino que con ella llega una emulsión de gracia inmediata.

He conocido a mucha gente con paz, y hacen mucho bien. Y ojo, que no hace falta morirse para que los amigos te digan que ya descansas en paz. Parece que marcharse de este mundo es la única solución para apagar el tráfago de lo cotidiano. Piénsalo un momento, si no tienes el alma con paz porque crees que deberías hacer un millón de cosas más, y cuando te quedas solo la casa se te viene encima, te conviertes en carne de cañón para conocer superficialmente al Señor, sólo por fuera. Te aprenderás frases preciosas del Evangelio, estupendo, pero ni siquiera habrás tocado la orla de su manto. Sin soledad y sin silencio, que deberían ser nuestros hermanos de sangre, el hombre no se pone a tiro de la paz de Cristo.

Conozco a muchos enfermos que tienen paz y no fingen, son los que mejor pueden dar testimonio de la presencia de Cristo en un mundo imposible, como es el del dolor. Muchos no hablan de resignación sino de conformidad, y rezan porque no quieren dejar de lado a su Señor. Sin paz, nada de nada.

“Voy con Él”

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

No te canses nunca de Emaús. Es la lectura de tu vida, quizá te parezca larga y sobradamente conocida. No pienses que ya le has sacado todo el partido al mensaje del Señor, recuerda que la Palabra de Dios es tan viva que quema en las manos y siempre es una propuesta novedosa. Es consolador que la historia de hoy empiece con el despiste profundo de dos discípulos del Señor, y acabe con la Eucaristía, con la comunión de ambos y el entusiasmo por contar lo suyo al mundo. Es el recordatorio de que el Señor camina dentro de ti, no fuera, no lejos. ¿Que tienes dudas y te distraes y te preguntas un millón de veces que Dios hace promesas que no cumple, patatín patatán? Ahí le tienes, a tu vera, interpretando tu propia vida y diciéndote “si me dejas a mí, podemos hacer locuras entre los dos”.

Hoy he dado la comunión a una religiosa enfermísima de solemnidad, a punto de marcharse ya con el Señor. Me ha dicho que está preparada, pero que quiere seguir descubriendo al Señor en el fondo de sus dolores, que no le importa que todo en su vida vaya menguando, la concentración en la lectura, la velocidad del pensamiento, la dispersión en las visitas. El cáncer se la come, la ralentiza, pero está más viva que mucha gente que no sabe por dónde camina. La explicación me la dio ella misma, “es que voy con Él, no tengo miedo”•

Esta semana me ha dado por rezar la famosa frase que convirtió al beato Carlos De Foucault en un hombre pegado a Dios para el resto der su vida. Cuando aún no había dado el paso de la fe, entraba en las iglesias de París y le decía al Señor,Dios, si existes, haz que te conozca”. No le pedía simplemente que se dejara ver, sino que se dejara encontrar. Le proponía un encuentro personal. A Dios se le hace muy cuesta arriba resistirse ante la propuesta de un corazón tan desvergonzado. Hay gente que no sabe encender el fuego de la chimenea, se le da fatal, yo me encuentro entre ellos. A mí me dan dos tocones de roble y una cerilla, y ya me pierdo, y eso que ver cómo arde la leña seca es una experiencia imborrable, no importa la repetición. Quien sabe encender una hoguera es el mismo Cristo, sólo con su voz a los discípulos les revientan las entrañas, ¿no ardía nuestro corazón…?”. Hay metáforas exageradas, pero la palabra “arder” es una experiencia que hemos sentido todos cuando nos ocurren situaciones que empiezan desde dentro. Como decía el medio fraile, Juan de la Cruz, “oh, llama de amor viva que tiernamente hieres de mi alma en el más profundo centro”. Es una herida feliz que se va consumiendo sin que uno se apene.

Pégate a Emaús y lleva el pasaje grabado en el frontispicio de tu alma, para que cuando el Señor se asome a ti le digas que no quieres que se vaya por otro camino, sino que se quede contigo, porque necesitas servir a los demás y apenas sabes cómo hacerlo.

Dime una sola razón para llorar

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Es curioso que la Buena Noticia que el ángel Gabriel anunció a Nuestra Madre, se inaugurara con el “¡alégrate, María!”. Ahora, cuando su hora ha pasado, es el mismo Señor quien repite a las mujeres aquel anuncio feliz, “¡alegraos!”. Hoy le dice a la Magdalena, “¿por qué lloras?”. No hay alegría mayor que saber que toda vida humana tiene un origen feliz y transcurre sin caducidad.

Estos días asistimos a la revelación personal del Señor resucitado a los amigos. Les va mordiendo la tristeza con su presencia. El Amado del Cantar se hace presente cuando ya no se le espera, cuando la Amada ha arrojado la toalla y se vuelve a casa con los suyos. Cristo se había convertido en el maravilloso recuerdo de quienes anduvieron cosidos a él por Palestina. Pero ni se imaginaban que la muerte no tendría dominio sobre Él. En este punto su actitud se parecía estrictamente a la de Pilatos, a la de Caifás, a la de los fariseos. Ningún ser humano estaba en condiciones de imaginarse un percance tan fabuloso en la Naturaleza.

Lo más apasionante es que los encuentros del Señor con los suyos son una continuación de la relación que mantuvo con ellos mientras transcurrían los años. A Pedro le fue mandando secretos de su Personalidad mientras iban de camino. Le decía cosas muy íntimas, como que sacara del primer pez que pescase dos denarios de la boca para pagar el impuesto, uno por él y otro por el Maestro. En la Última Cena le envía una modesta profecía de su deslealtad cuando lo niegue públicamente, y lo hace a través de un recurso natural tan poco sofisticado como el canto de un gallo. El Señor provocaba toda esta ilustración personal para que Pedro dedujera que aquél por quien había dejado las redes era más que el fundador de una religión novedosa, que en Él habitaba corporalmente el Dios de la Antigua Alianza dispuesto a firmar un pacto definitivo. A María Magdalena le ocurre lo mismo, también ella tiene su particular instrucción, como Judas, por el que el Señor se muere de pena.

Cristo no ama al conjunto de la humanidad sino que se muere por cada uno. Conoce la personalidad de cada persona que se acerca a comulgar en el siglo XXI, conoce esos misterios de indecisión que pueblan nuestro mundo interior. Por eso, el hecho de la resurrección sucedió una noche, pero los encuentros con los amigos suceden allí donde cada uno de nosotros se muestra dispuesto

La madre de todas las victorias

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Estamos tan acostumbrados a las victorias parciales que no nos atrevemos a apostar por una victoria final. Nuestros logros humanos son estupendos, pero nunca son definitivos, siempre dejan una puerta abierta que cruzar para seguir adelante, como ocurre en los videojuegos, hay siempre más pantallas que hacer. Por ejemplo, la chica que acaba de terminar medicina, se tiene que examinar del MIR para ubicarse en una especialidad. Lo logra, pero tendrá que buscarse plaza fija, luego no podrá quedarse quieta, para mantener su puesto de trabajo hay muchos trabajos de investigación por hacer. Todas las metas en nuestro recorrido por el mundo son metas volantes, la definitiva no llega nunca.

Los avances de la ciencia están muy bien, son victorias para celebrar. El día que llegue la vacuna de la malaria será un éxito sin precedentes, pero esa victoria jamás es retroactiva, no puede curar a los millones de seres humanos que murieron por la picadura de esa bestia mínima que se llama mosquito anopheles. La vacuna contra la tuberculosis no nos trajo de nuevo a Chopin al mundo, una pena.

Por eso, la resurrección de Nuestro Señor es la madre de todas las victorias. La suya sí que ha sido una meta última en la que contemplamos a la muerte muerta. Y ha tenido efectos hacia delante y atrás, la retroactividad se muestra en su bajada a los infiernos. Como en ese cuadro maravilloso de Sebastiano del Piombo que se conserva en el Museo del Prado, el Señor se acerca respetuosísimo a quienes le precedieron, para llevárselos consigo de la mano.

Y para que cada uno de nosotros entre con los dos pies en esta enmienda a la totalidad, no hacen falta exámenes costosísimos ni grandes estudios, sólo un acto racional y diario de confianza en Nuestro Señor, desarrollado serenamente en el tiempo. El contacto con Él nos ayudará a evitar las “obras muertas” que hacemos en vida, menuda paradoja, pero es así. La búsqueda de reconocimiento es una tiranía que desde el primer momento muestra su gusanera de cadáver. La asunción de trabajos indiscriminados, que provoca falta de tiempo para la familia, también lleva en sí su propia muerte. El pecado, la acidia, la holganza, la banalidad del mal, la complicidad disimulada, la desatención, la ausencia de compromiso espiritual, el déficit de interés por las cosas esenciales, todo eso hiede, se pudre aquí abajo. Por eso el Señor nos advertía que ya desde la tierra buscáramos los bienes de allá arriba, los que pasan de puntillas por la muerte y terminan en las manos de Dios.

Que la sal no viene de ti…

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Ojo, que escuchas atentamente el Evangelio de hoy y te puede venir la tontería de creerte un superhéroe cuya fuerza nace exclusivamente de ti, y que cuanto tocas lo conviertes, como el rey Midas, en oro puro. Escuchas que eres la sal de la tierra y te dices, “es que soy así, no lo puedo evitar, voy sazonando el mundo con la verdad“. Esa chulería no te sienta nada bien, porque te separa de los demás por arrogancia y además por la falsedad de lo que crees. Si eres la sal de la tierra es por tu bautismo, no por tus cualidades, ¿sabes?, aquel día no te enteraste porque eras un bebé, bastante hacías con chillar y comer. Pero en aquel momento, cuya partida deberías tener enmarcada sobre el cabecera de tu cama, tus padres te hicieron el gran regalo de la dulce invasión de Dios en tu vida. De esa presencia interior, “más íntima que tu propia mismidad“, nace tu personalidad espiritual y la sal con la que estás dispuesto a sazonar el mundo entero.

Sí, dan ganas de sazonar este mundo con el calor de Nuestro Señor. A la vieja Europa, que después de la Segunda Guerra Mundial había ido construyendo su puzzle, le está llegando el momento de volver a desordenar sus piezas, acontecimiento que había previsto el San Juan Pablo II: del nacionalismo y de la ausencia de vertebración cristiana, el continente no se reconocerá y sólo quedará una estructura individualista dispuesta a rebañar el dinero propio, cada uno atendiendo a su negocio. Y la sal de la tierra es que la vocación política vuelve a servir al bien común.

Pero en tu trabajo ordinario puedes ser la sal de la tierra, porque tu cometido no es cumplir, sino vivir el trabajo con la misma pasión de Dios en el proceso de la creación del Universo. Y sazonas también el hogar de casa, no te contentas con preparar a tus hijos para el futuro laboral, sino para darles claves de advertir la presencia de Dios en la vida ordinaria.

Y tú como sacerdote no buscas facilitar cuatro palabras de cariño a los que acuden a ti, sino ofrecer la palabra del Señor. Contaba el entonces cardenal Ratzinger a un grupo de seminaristas, que en un campo ruso de prisioneros de guerra, un clérigo no católico se acercó a un sacerdote católico para confesarse, “¿y por qué?“, y el otro le respondió, “porque no necesito consuelo, sino absolución”. Es la palabra salvadora del Señor la que salva, no nuestros fáciles consuelos.

Piensa por tanto que ser la sal de la tierra es una nueva identidad que te ha sido regalada, no un logro personal.

“Tu esencia es dejarme hueco”

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El Evangelio de hoy produce mucha ternura en quien se pone a rezarlo. Los apóstoles se han puesto a hablar del Señor por todos los rincones, han hecho muchos signos, esos milagros que son consecuencia de andarse en la cercanía de Dios. No han parado, que es una frase muy española. Hay que imaginarse la cara de Jesús oyendo las historias que narraba cada uno, eran como niños, quitándose la palabra de la boca. Se les había concedido el regalo más grande que un ser humano puede tener en este mundo, tener al mismo Dios a su lado. Y a pesar de todo, se olvidarán de Él. Cuando llegue el momento de la verdad le dejarán solo, sudando sangre sobre la tierra, mientras ellos dormirán en la única noche verdaderamente importante de su vida. La naturaleza humana es así de olvidadiza y antojadiza.

Por eso el Señor tiene siempre una mirada de profunda piedad sobre el hombre, lo dice el final de la lectura de hoy, miraba a la multitud “como a ovejas que no tienen pastor“. Todos necesitamos una compañía de cerca en este mundo. Me fijo que últimamente los sacerdotes, a los que vienen a pedirnos cierto ánimo espiritual, no les tratamos como verdaderos pastores. Un pastor busca a la oveja para andarse con ella, saber de sus asuntos, poner aceite en las heridas, las cosas propias del pastor. Y en vez de enseñarles el placer de vivir con Dios en lo menudo, les redirigimos a cursos espirituales, a charlas de catequesis, que están muy bien, pero preferimos la comodidad de referirles a las grandes reuniones y no les sugerimos el acompañamiento personal, que es en el fondo lo que buscan. En el día a día de un cristiano hay muchos materiales grises con los que construir una monotonía que puede ser aún más gris. El sacerdote debe ser siempre la prolongación de la mirada del Señor sobre el mundo. Y el Señor trata muy de cerca, porque quiere de verdad.

Todo cristiano en el fondo es un testigo de la mirada de Cristo sobre él. Cada persona que reza en este mundo llena sus ojos de la misma piedad de los ojos divinos, y esto no es música celestial. El Señor quería que los suyos estuvieran advertidos de lo esencial, “veníos conmigo, si os pegáis a mí, haréis los mimos milagros que yo, miraréis como yo, vuestra esencia es dejarme hueco. Un enamorado sabe muy bien de estas intimidades. Uno de los pocos poemas en los que la enfermedad de Alejandra Pizarnik no le hizo mella, fue el dedicado al aniversario del amor con un chico. Le dice justo lo que Dios espera de mí, “recibe este rostro mudo, mendigo/ recibe este amor que te pido/ recibe lo que hay en mí, que eres tú

Va a depender de ti

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El Evangelio de hoy nos trae la archiconocida historia de la muerte del Bautista. Como el relato nos lo sabemos muy bien, y hasta Richard Strauss y Oscar Wilde le pusieron sus añadidos de música y ficción, prefiero referirme a la reacción de Herodes Antipas ante la persona del Señor al inicio de la lectura, es muy significativa. Ante una sorpresa tan inaudita como fue Jesucristo para los hombres de su tiempo, los contemporáneos se pusieron a encontrarle su casilla, eso se llama exactamente “encasillar. Tenía que ser un extraño espécimen espiritual o un profeta de los antiguos, como Elías. Herodes piensa que es el mismo Juan Bautista redivivo, porque en el fondo nunca pudo quitarse de la cabeza a su víctima.

Hay más personajes que aparecen en el Nuevo Testamento a quienes les llega la posibilidad de hablar de Nuestro Señor, como aquel ciego al que Jesús le hizo el milagro de ponerle barro en los ojos y pasar a la visión. Contestó así a los judíos que querían arrancarle su testimonio, “si es pecador, no lo sé; una cosa sé: que yo era ciego y ahora veo“. Es la respuesta más sensata de toda la Escritura. El ciego se remite a las pruebas que deja toda acción, en este caso las trazas de una inmensa bondad y de un inmenso poder. Pedro responderá desde la gracia de Dios al interrogatorio del Maestro, “tú eres el Mesías, el hijo de Dios vivo“. El pobre pescador, y aún así primer Papa de la Iglesia, se atrevió a decir tanto porque contó con la inspiración del mismo Dios. Nadie es capaz de subir tan arriba y ser tan atinado en su juicio si no existe una estrecha sintonía con el misterio de Dios.

Veamos por tanto las cartas que tenemos sobre la mesa. Herodes responde desde la insensatez, sus propios prejuicios, el atolondramiento, el desconocimiento, todo eso tan poco juicioso. El ciego desde el sentido común. Y Pedro desde la gracia. Hoy el Señor te podría hacer una propuesta, permíteme el atrevimiento de revelártela: que entres en una iglesia, la más próxima a tu casa o lugar de trabajo, y le digas mirándole más allá del sagrario quién es Él para ti. En tu respuesta se juega toda tu vinculación con el hecho cristiano. Todo va a depender de Él y de ti, de vuestras citas de reconocimiento, en las que el Señor también quiere proponer su definición de ti, “eres mi hijo, aunque te parezca que me escondo, te prometo que nunca he dejado de hablarte, no puedo mantenerme al margen de ti.

Junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930