LAS COSAS QUE NO SE OLVIDAN

Oseas 14,2-10; Sal 80, 6c-8a. 8bc-9. 10-11ab. 14 y 17; san Marcos 12, 28b-34 Ayer comía con mi amigo Evaristo en un restaurante, cuando el “maître” se acercó para entablar conversación con los dos sacerdotes. Ernesto, que así se llama el responsable de los camareros,...