LA SONRISA

Nehernías 2, 1-8; Sal 136, 1-2. 3. 4-5. 6 ; san Lucas 9, 57-62 Una de las “ventajas” de ser sacerdote es que durante la Misa ves la cara a la gente (no es ningún privilegio, o al menos lo compartimos con los monaguillos). Ves a los que se duermen, los que se...