Comentario Pastoral

SER PRINCIPAL EN LA IGLESIA

Poderse sentar a la derecha o a la izquierda del rey significa participar de su dignidad, estar vinculado a su poder o tener puesto singular en la jerarquía sucesoria. El protocolo y ceremonial aristocrático sabe mucho de este tema. Los apóstoles Santiago y Juan (nos lo narra el evangelio de este vigésimo noveno domingo) piden un lugar de privilegio en el reino de Dios; quieren ser tenidos en cuenta a la hora del reparto de las prebendas. Pero no saben lo que piden, pues tienen una idea y concepción falsa del Reino que instaura Jesús. Su osada demanda es ingenua y orgullosa.

Cambiemos de escena y decoración. En el Calvario Jesús, cosido al trono de la cruz, tiene a su derecha y a su izquierda a dos malhechores. Él es “rey de los judíos” según reza la inscripción. ¿Por qué están a su lado dos bandidos en vez de los dos discípulos que habían solicitado estos puestos? Es enormemente interpelante este momento supremo, en el que Cristo manifiesta su realeza salvífica. Y de nuevo se oye una petición en el Calvario; la hace uno de los ladrones crucificados junto a Jesús: “Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”. Y esta súplica alcanza el primer lugar de privilegio en el Reino: “hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

Muchas veces a los cristianos nos pasa como a Santiago y Juan. Tenemos idea falsa de cuál son los puestos principales en el Reino de Dios; seguimos pensando con categorías mundanas de poder y riqueza, en asientos de gloria pasajera. Por eso la réplica de Jesús a los apóstoles sigue siendo muy actual. “No sabéis lo que pedís”. Él es rey sin corona de oro, pero coronado de espinas; su trono es un madero que sirve de patíbulo; y quiere que seamos capaces de beber el cáliz amargo del sufrimiento para estar junto a él.

Hay que tener siempre bien presente que el códice y baremo por el que se miden y rigen la autoridad y los puestos principales en la Iglesia es diverso y auténtico al de la vida política, que se basa fundamentalmente en el dominio, la primacía y el disfrute de privilegios. Cualquier responsabilidad en el campo cristiano es, debe ser, servicio, humildad, alegría por el crecimiento del otro y el bien del prójimo. El gran signo de Jesús es entregar su vida hasta la muerte por amor a todos. Por eso el amor transforma el dolor en signo salvífico. El gran privilegio de los discípulos del crucificado es sufrir amando.

Andrés Pardo

 

Palabra de Dios:

Isaías 53, 10-11 Sal 32, 4-5. 18-19. 20 y 22
Hebreos 4, 14-16 san Marcos 10, 35-45

 

de la Palabra a la Vida

Las lecturas de este domingo manifiestan la belleza de la pedagogía con la que la Iglesia nos instruye cada semana: Llevamos en el Tiempo Ordinario desde mayo, en el seguimiento de Cristo, de domingo a domingo… en este tiempo su Palabra ha ido calando en nosotros, de tal manera que el Señor ha ido preparando nuestro corazón para que podamos decidir por Él en los momentos cruciales, en los momentos decisivos. Estamos llegando al final del tiempo, del año litúrgico, que en estos últimos domingos nos hablarán de la escatología, del final de todo, y por lo tanto a los momentos de permanecer con el Señor.

Es por eso que el domingo anterior escuchamos una mala elección, pobre en sabiduría, la del joven rico, y es por eso que hoy se nos presenta cómo eligen, cómo razonan, los discípulos… los primeros sitios… Que cuando todo este camino pase, nosotros tengamos los mejores sitios. Por eso, este domingo, a la escucha de este evangelio, Jesús nos quiere preguntar también: ¿Qué vais a dejar vosotros? ¿Hasta cuanto estáis vosotros dispuestos a dejar? Los discípulos han sido capaces de dejar su casa, pero no sus ambiciones. Han sido capaces de dejar atrás a sus familias, pero no sus sueños de éxito, han dejado incluso un trabajo seguro, pero no sus planes y sus aspiraciones. Por eso, los discípulos tienen que aprender que ellos no son los primeros en nada más que en la entrega de la propia vida.

El camino de Jesús con los discípulos es un camino en el que busca ensanchar su corazón, abrirlo para que puedan acoger ese ser último que no tiene ninguna gracia, que está lleno de incomodidades y dificultades. ¿Por qué los prepara para ello? Porque eso es lo que más los une con Jesús. Nada de lo que puedan elegir, nada de lo que puedan hacer o esforzarse, les va a unir tanto con Él. Esta unión con los discípulos está representada en la imagen del cáliz: el cáliz es la imagen de su unión y también de la nuestra, es el signo de la nueva Alianza. “Mi cáliz lo beberéis”. Por esto, acercarse a comulgar, acercarse al altar y decir “Amén” no es ni más ni menos que aceptar lo que más nos acerca a Jesús, es reconocer que hay en nosotros una disposición a abandonar aquello que nos aleje de Él, aquello que nos haga murmurar o planificar acerca de cómo mantener privilegios, facilidades, reconocimientos, y a la vez seguir al Señor. No, no se puede, porque “mi cáliz lo beberéis”.

La Iglesia nos advierte, entonces, al llegar este domingo con estas lecturas, acerca de la importancia que tiene también nuestra forma de decir “Amén”: la llamada del Señor a los discípulos es gratis, sin embargo no les sale gratis, les lleva a beber del cáliz.

La llamada que el Señor nos hace cada domingo a su altar, con la que nos invita a entrar en comunión con Él, es gratis, pero no sale gratis, pues nos compromete a una vida entregada como la suya. Nuestra celebración y nuestra vida están tan unidas como lo estaban el camino de los discípulos con el maestro y el cáliz. ¿Vemos la relación entre lo que celebramos y lo que vivimos? ¿Estamos dispuestos a participar en esa entrega, ya anunciada por Isaías, del Señor y de su pueblo? ¿estamos convencidos de que el Señor nos cuida, de que el cáliz es signo de unidad incluso en la dificultad?

Llegamos al final, no podemos perder de vista a Jesús; no en lo que dice, pero tampoco en lo que hace. Así, su camino de humilde servicio a los hombres será visible si nosotros, sus discípulos, lo aceptamos también para nuestra propia vida.

Diego Figueroa

 

al ritmo de las celebraciones


Algunos apuntes de la espiritualidad litúrgica

Con el claro y sobrio lenguaje de la catequesis, la Iglesia enseña que “la existencia de seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición”.

Según la Escritura, los Ángeles son mensajeros de Dios, “poderosos ejecutores de sus órdenes, prontos a la voz de su palabra” (Sal 103,20), al servicio de su plan de salvación, “enviados para servir a los que deben heredar la salvación” (Heb 1,14).

La devoción de los Ángeles Custodios da lugar también a un estilo de vida caracterizado por:
– devoto agradecimiento a Dios, que ha puesto al servicio a los hombres espíritus de tan gran santidad y dignidad;
– actitud de compostura y piedad, motivada por la conciencia de estar constantemente en presencia de los santos Ángeles;
– serena confianza, incluso al afrontar situaciones difíciles, porque el Señor guía y asiste al fiel en el camino de la justicia también mediante el ministerio de los Ángeles.

Entre las oraciones al Ángel Custodio está particularmente extendida la oración Angele Dei, que en muchas familias forma parte de las oraciones de la mañana y de la tarde, y que en muchos lugares se une también al rezo del Ángelus.

(Directorio para la piedad popular y la liturgia, 213.216)

 

Para la Semana

Lunes 15:

Ef 2,1-10. Nos ha hecho revivir con Cristo y nos ha sentado en el cielo con él.

Sal 99. El Señor nos hizo y somos suyos.

Lc 12,13-21. Lo que has acumulado, ¿de quién será?
Martes 16:

Ef 2,12-22. Él es nuestra paz: el que de los dos pueblos ha hecho uno.

Sal 84. El Señor anuncia la paz a su pueblo.

Lc 12,35-38. Bienaventurados los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela.
Miércoles 17:

Ef 3,2-12. El Misterio de Cristo ha sido revelado ahora: que también los gentiles son coherederos de la promesa.

Salmo: Is 12,2-6. Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación.

Lc 12,39-48. Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá.
Jueves 18:
Ef 3,14-21. Que el amor sea vuestra raíz y vuestro cimiento; así llegaréis a vuestra plenitud, según la Plenitud total de Dios.

Sal 32: La misericordia del Señor llena la tierra.

Lc 12,49-53. No he venido a traer paz, sino división

Viernes 19:

Ef 4,1-6. Un solo cuerpo, un Señor, una fe, un bautismo.

Sal 23: Este, Señor, es el grupo que busca tu presencia.

Lc 12,54-59. Si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo. ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente?
Sábado 20:

Ef 4,7-16. Cristo es la cabeza; de él todo el cuerpo procura el crecimiento.

Sal 121. Llenos de alegría vamos a la casa del Señor.

Lc 13,1-9. Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.