Reconocer el propio pecado

“¡Ay de vosotros fariseos!” El Señor se dirige a estos hombres con expresiones duras, que suenan a amenazas serias. Este modo de proceder de Jesús nos desconcierta por varios motivos. Uno de ellos, porque ante los pecadores se muestra con toda misericordia y...