Comentario Pastoral

DIOS Y EL DINERO

En los textos bíblicos de este domingo encontramos una clara enseñanza de Jesús sobre el dinero y otra del profeta Amós sobre el comercio injusto. Hoy, por lo tanto, los temas son de palpitante actualidad, pues lo económico afecta a todos; no en vano dice Cervantes: “Cuidados acarrea el oro y cuidados la falta de él”. Hoy muchos predicadores sentirán la dificultad de mantener cierto equilibrio para no caer en demagógicas condenas radicales, llamando a una profunda y serena reflexión: ¿a quién servimos, a Dios o al dinero? ¿Al dinero o al hombre?

Vivimos en una sociedad de la abundancia, del consumo, del desperdicio. Cada año aumenta la producción de automóviles, de televisores y frigoríficos y suben los índices del desarrollo económico de un país. Sin embargo, también aumentan las estadísticas del paro y decrece el poder adquisitivo de muchos. El progreso y los rascacielos están cercados por el hambre y las chabolas.

Amós, profeta incisivo, condena a los ricos comerciantes de su tiempo que pensaban solamente en enriquecerse a causa de los pobres, explotándolos. Qué importante y funesta ha sido siempre la falta de ética en el comercio, la violación de la justicia social, el fraude en vender como bueno lo malo, el aceite de colza como aceite de oliva, alcohol químico adulterado como vino de buena cosecha… La sed insaciable de dinero a costa de lo que sea, el engaño y la explotación de los más pobres no se pueden tapar nunca con una falsa religiosidad y unas limosnas en el templo.

La parábola del administrador injusto no es la canonización de un sinvergüenza. En ella lo que se alaba es la habilidad gerencial de quien ha caído en desgracia y quiere asegurar su futuro; se alaba el empeño por saber afrontar una situación nueva. El cristiano debe tener esta inteligencia y habilidad para acoger la novedad del Evangelio, como gran bien por encima de los restantes bienes de su vida. Para evitar equívocos, el resumen de la enseñanza de Jesús es que el problema económico no es el primer problema del hombre, pues el servicio de Dios está por encima de los otros servicios. El dinero puede ser un buen servidor, pero es un mal patrón. “No se puede servir a Dios y al dinero”. De ahí la alta sabiduría de saber ganar, gastar, compartir, y despreciar el
dinero.

Andrés Pardo

 

Palabra de Dios:

Amos 8, 4-7 Sal 112, 1-2. 4-6. 7-8
san Pablo a Timoteo 2, 1-8 san Lucas 16, 1-13

 

de la Palabra a la Vida

No hay ninguna duda acerca de lo que quiere enseñarnos Jesús en el evangelio de hoy: de negocios. ¿Cómo hacer negocios y seguir a Jesús? De eso tratan las lecturas de este domingo en la misa. Hay negocios en la primera lectura y en el evangelio. La cuestión es saber encontrar, entre los negocios, el verdadero negocio…

¿En qué consiste una buena gestión? Si cualquiera se puede hacer esa pregunta con respecto a una empresa, grande o pequeña, una vez escuchado el evangelio, con mayor razón: no deja de ser sorprendente la alabanza del Señor al administrador que es despedido porque ha obrado con astucia. ¿Cómo comprar o vender para no escuchar una amenaza, como en la primera lectura, sino un reconocimiento, como en el evangelio? ¿Alaba el Señor las trampas en los negocios? Sin dudarlo, no. Pero ese administrador ha sabido descubrir, entre los negocios, el valor del verdadero negocio. Y eso espera también de nosotros el Señor, que seamos capaces de descubrir, entre los negocios de la vida, pues todos tenemos negocios entre manos, que el verdadero negocio consiste en ganar amigos que nos reciban en las moradas eternas. Produce un cierto vértigo el salto que Jesús nos propone en la conclusión del relato evangélico: resulta que mientras negociamos aquí, nos estamos jugando ser recibidos allí, en lo alto. Nuestra mirada a lo material no puede ser materialista: Dios mismo ha asumido un cuerpo para enseñarnos que lo que aquí se nos da, mucho o poco, tiene que servirnos para hacer amigos que nos reciban en el cielo. Solamente una mirada horizontal no es suficiente para nuestra vida. De lo que hacemos y vivimos aquí, se nos abren las puertas a un negocio mayor.

Y sí, el administrador ha entendido que solamente se consigue algo así si uno es capaz de dejar lo propio, de dejar todo lo que tiene para ganar la vida, antes que guardarlo, conservarlo todo, pero perder esos amigos que abren las puertas del cielo. El administrador no entrega, en esa rebaja final, urgente, algo que no era suyo, las deudas a su señor, sino que reniega de la parte de los beneficios que a él le correspondían, que iban incluidos en el precio a pagar. Quiere que cada deudor pague a su señor lo que, en justicia le debía, pero quiere que cada deudor no le pague a él el beneficio que, en justicia, iba a cobrar. Renunciando a sus beneficios, a su propia justicia, al ser despedido, él mismo va a encontrar nuevos amigos que lo emplearán y le ofrecerán mayores negocios. Ese será su nuevo y único beneficio.

Por eso, el administrador infiel ha aprendido a ser pobre para poder ser rico, porque sabe que “el Señor alza de la basura al pobre, para sentarlo como los príncipes de su pueblo”, que dice el salmo. El uso de lo que somos y tenemos en el negocio de esta vida nos tiene que servir para hacer amigos en las moradas eternas: un enorme éxito en esta vida pero al precio de enemistarnos con los hermanos, de enfrentarnos con los trabajadores o los jefes, de crearnos envidias con los amigos, de abusar de otros o de aprovecharnos de sus debilidades, no nos abrirá paso a un negocio mayor. Así, no es sólo al dinero, pero a este también, al que tenemos que aprender a no servir. Porque no nos permitiría mirar hacia arriba, a un negocio mayor. ¿Qué negocios me tienen con la cabeza gacha, no me permiten mirar hacia Dios, buscar amistad con Él? Negocios en mi casa, con mi teléfono o mi ordenador, en las relaciones personales, en los estudios o en el trabajo, con el dinero o con las posesiones que tengo.

El domingo es el día perfecto para recordar que el negocio del Señor, de nuestra vida eterna, debe ser atendido en todo momento. Que también nosotros tenemos que aprender a renunciar a lo de aquí por un bien mayor. Ese bien mayor, las moradas eternas, se nos abrirán si administramos lo recibido mirando hacia arriba, entregando aquello que no nos permite levantar el corazón.

Diego Figueroa

 

al ritmo de las celebraciones


Algunos apuntes de la espiritualidad litúrgica

Al recibir el Pan de vida, los discípulos de Cristo se disponen a afrontar, con la fuerza del Resucitado y de su Espíritu, los cometidos que les esperan en su vida ordinaria. En efecto, para el fiel que ha comprendido el sentido de lo realizado, la celebración eucarística no termina sólo dentro del templo. Como los primeros testigos de la resurrección, los cristianos convocados cada domingo para vivir y confesar la presencia del Resucitado están llamados a ser evangelizadores y testigos en su vida cotidiana. La oración después de la comunión y el rito de conclusión -bendición y despedida- han de ser entendidos y valorados mejor, desde este punto de vista, para que quienes han participado en la Eucaristía sientan más profundamente la responsabilidad que se les confía. Después de despedirse la asamblea, el discípulo de Cristo vuelve a su ambiente habitual con el compromiso de hacer de toda su vida un don, un sacrificio espiritual agradable a Dios (cf. Rm 12,1). Se siente deudor para con los hermanos de lo que ha recibido en la celebración, como los discípulos de Emaús que, tras haber reconocido a Cristo resucitado “en la fracción del pan” (cf. Lc 24,30-32), experimentaron la exigencia de ir inmediatamente a compartir con sus hermanos la alegría del encuentro con el Señor (cf. Lc 24,33-35).


(Dies Domini 45, Juan Pablo II)

 

Para la Semana

Lunes 23:
San Pío de Pietrelcina, presbítero. Memoria.

Esd 1,1-6. El que pertenezca al pueblo del Señor que suba a Jerusalén, a reconstruir el templo del Señor.

Sal 125. El Señor ha estado grande con nosotros.

Lc 8,16-18. La lámpara se pone en el candelero para que los que entren vean la luz.
Martes 24:

Esd 6,7-8.12b.14-20. Terminaron el templo y celebraron la Pascua.

Sal 121. Vamos alegres a la casa del Señor.

Lc 8,19-21. Mi madre y mis hermanos son estos: los que escuchan la palabra de Dios y la
cumplen.
Miércoles 25:

Esd 9,5-9. Dios no nos ha abandonado en nuestra esclavitud.

Salmo: Tob 13,1b-5.10. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Lc 9,1-6. Los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos.
Jueves 26:

Ag 1,1-8. Construid el templo y me complaceré en él.

Sal 149. El Señor ama a su pueblo.

Lc 9,7-9. A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quien oigo semejantes cosas?
Viernes 27:
San Vicente de Paúl, presbítero. Memoria

Ag 1,15b-2,9. Todavía un poco más y llenaré de gloria este templo.

Sal 42,1.2.3.4. Espera en Dios, que volverás a alabarlo: “Salud de mi rostro, Dios mío”.

Lc 9,18-22. Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del
Hombre tiene que padecer mucho.
Sábado 28:

Zac 2,5-9.14-15c. Voy a habitar en medio de ti.

Salmo: Jer 31,10-13. El Señor nos guardará como un pastor a su rebaño.

Lc 9,43b-45. El Hijo del hombre va a ser entregado. Les daba miedo preguntarle sobre el
asunto.