Jesús es nuestro único Señor

El Señor, como suele ser habitual, tanto cuando estaba con sus discípulos como ahora, a través de las llamadas personales que reciben las personas que llevan una vida de oración, suele ser muy claro. Y hoy lo es: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque...

¡No nos dejes caer en la tentación!

Sabemos bien que el Padrenuestro es la oración perfecta y que profundizar en ella nos llevaría, literalmente, toda nuestra existencia. Por eso hay que elegir con qué nos quedamos para meditar hoy, aunque, si a ti, al rezarlo, el Espíritu te sugiere otra cosa, sigue...