LO MEJOR: EL ACOMPAÑAMIENTO

Isaías 25,6-10a; Sal 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6; Mateo 15, 29-37 Muchos días tengo que comer solo y cocinar sólo para mí. Cuando esto pasa con frecuencia, uno empieza a tener el complejo del dichoso perrito de Paulov. Se come para saciar a los malditos jugos gástricos que...